sábado, 15 de mayo de 2010

LED

Diodo de emisor de luz, también conocido como Led (acrónimo del inglés de Lighting-Emiting Diode) es un dispositivo semiconductor (diodo) que emite luz incoherente de espectro reducido cuando se polariza de forma directa la unión PN del mismo y circula por él una corriente eléctrica. Este fenómeno es una forma de electroluminiscencia. El color, depende del material semiconductor empleado en la construcción del diodo y puede variar desde el ultravioleta, pasando por el visible, hasta el infrarrojo. Los diodos emisores de luz que emiten luz ultravioleta también reciben el nombre de UV Led y los que emiten luz infrarroja se llaman Ired.



El primer Led fue desarrollado en 1927 por Oleg Vladimorovich Losev, sin embargo no se usó en la industria hasta la década de 1960. Solo se podían construir de color rojo, verde y amarillo con poca intensidad de luz y limitaba su utilización a mandos a distancia y electrodomésticos para marcar el encendido y el apagado. A finales del siglo XX se inventaron los Leds ultravioletas y azules, lo que dió paso al Led blanco, que es un diodo Led de luz azul con recubrimiento de fósforo que produce una luz amarilla, la mezcla del azul y el amarillo produce una luz blanquecina llamada "luz de luna" consiguiendo alta luminosidad (7 lúmenes unidad) con lo cual se ha empleado su utilización en sistemas de iluminación.

El uso de diodos Led en iluminación (incluyendo la señalización de tráfico) es moderado y es previsible que se incremente en el futuro, ya que sus prestaciones son superiores a las de las lámpara incandescente y lámpara fluorescente, desde diversos puntos de vista. La iluminación con Leds presentan indudables ventajas: fiabilidad, mayor eficiencia energética, mayor resistencia a las vibraciones, mejor visión ante diversas circunstancias de iluminación, menor disipación de energía, menor riesgo para el medio ambiente, capacidad para poder operar de forma intermitente de modo continúo, respuesta rápida, etc.

La tecnología Led ya es parte indispensable de nuestras vidas, aportando luz a semáforos, teléfonos móviles, ordenadores o los pilotos de encendido/apagado de nuestros electrodomésticos. Pero aún quedan algunos retos, como el de desarrollar Leds blancos más eficientes y baratos.