martes, 22 de junio de 2010

Silla Wiggle, 1972. Frank Gehry

La silla Wiggle marcó un antes y un después en el diseño. Se trata de una de las sillas con más premios internacionales de diseño. Su diseño se caracteriza por una silueta en la que fluyen las formas curvas realizadas con cartón corrugado. Es robusta y estable, sobre ella no da la sensación de estar sentado sobre una compleja estructura de cartón. Su tacto es suave como la seda y reduce el ruido que provoca la silla al moverla. Fue diseñada en 1972, más como una escultura que como un mueble, sin embargo Vitra decidió comercializarla en 1997.


Para más información visiten: Vitra