lunes, 7 de junio de 2010

Suelo radiante

Se denomina suelo radiante al sistema de calefacción eléctrica o de calefacción por agua caliente que emite el calor por la superficie del suelo. En los sistemas por agua el calor se produce en la caldera y se lleva mediante tuberías a redes de tuberías empotradas bajo el pavimento de los locales.



En realidad, el emisor podría ser por cualquier otro de los paramentos de los locales a calefactar (paredes o techo), pero como el aire caliente asciende, lo más lógico es emplear el suelo. En cualquier caso, como el calor se cede por radiación, y la piel humana es un buen absorbente de la radiación, la calefacción por techo radiante tiene el problema de afectar la piel de la cabeza a aquellos que carecen de pelos (calvos) dándoles dolor de cabeza, por lo que no es aconsejable usar el techo.

Este sistema tiene la ventaja de que la emisión se hace por radiación, por lo que se puede tener en los locales habitados una temperatura seca del aire menor que con otros sistemas de calefacción, lo que supone menores pérdidas de calor por los muros, techos o suelos en contacto con el exterior. En España, con las temperaturas mínimas exteriores normales, el ahorro de este sistema puede estimarse entre un 15% y un 20%, sin disminuir las prestaciones en cuanto a comodidad térmica (sensación térmica).

La temperatura superficial del suelo debe ser moderada por lo que la temperatura del agua que las recorre también. Esa temperatura baja se ve compensada por una mayor superficie de emisión.

Las tuberías de agua (generalmente de material plástico) o cables eléctricos se distribuyen sobre el forjado, interponiendo un aislante térmico para evitar que el calor se disipe hacia la planta inferior. Sobre las tuberías se pone una capa de mortero de cemento y arena y luego el solado, que se recomienda sea de un material poco aislante del calor (piedra, baldosa cerámica o hidráulica) y no de madera o moqueta. Algunos sistemas eléctricos modernos son de aplicación directa y no necesitan la capa de mortero de cemento y arena.

Si el edificio está bien aislado no es necesario cubrir toda la superficie del suelo y pueden dejarse unas zonas estrechas y cercanas a las paredes sin tuberías, para colocar muebles (estanterías, aparadores...) pues bajo ellos el suelo no emitirá y el calor puede estropearlos.

Los elementos que componen el sistema de calefacción por suelo radiante son:

-Tubo de plástico o multicapa que es un tubo de polietileno de alta densidad, reticulado por radiación de electrones. Las técnicas puestas en servicio para la fabricación aseguran una gran regularidad dimensional (diámetro y espesor de las paredes)

-Placas de aislamiento.

-Aislamiento periférico. Es necesario separar mecánica y fónicamente la placa base del suelo radiante de los tabiques. Esto se consigue mediante el aislamiento periférico, constituido por unas tiras rígidas de poliestireno expandido.

-Grapas de fijación. Para sujetar el tubo a las placas de aislamiento, se utilizan unas grapas autoperforantes que, clavadas sobre los tacos-guia en las zonas curvas del tubo, impiden que este se desplace de su posición.

-Conjuntos de distribución. Los diferentes circuitos formados por los tubos de polietileno reticulado van unidos a un colector de ida y otro de retorno. Por las mejores características en cuanto a resistencia mecánica y térmica, la tubería multicapa es la mejor opción para la realización de estos circuitos.

La calefacción por suelo radiante consiste en una red de tuberías instaladas bajo el suelo de una vivienda y gobernadas por un equipo de regulación que permite controlar en todo momento la temperatura más adecuada en cada habitación. El suelo radiante es el sistema de calefacción más sano y confortable que se puede encontrar.

Para conseguir calentar una vivienda por radiadores hay que aumentar la temperatura a unos 70ºC, pero el suelo radiante solo necesita unos 40ºC para conseguir la misma temperatura ambiental.

Esta temperatura variará, en función del pavimento final que se instale sobre el forjado, ya que no todos los materiales, poseen la misma conductividad térmica.

Aquí les dejo un vídeo de Leroy Merlín que les explica cómo se instala el suelo radiante.