viernes, 21 de enero de 2011

Puertas blindadas

Las puertas blindadas ofrecen un grado de seguridad mayor que el de las puertas de seguridad. Se instalan bastante y suponen una garantía media contra las intrusiones. 



En este caso, en la hoja se intercala una lámina metálica, generalmente de acero, de 1 milímetro mínimo de grosor. La cerradura es de seguridad y las bisagras suelen ser de tipo anti-palanca. 

Eso sí, el punto débil es el marco: suelen ser corrientes, de madera y sin sistemas que eviten el acceso de una palanca. Estas puertas suponen una medida de seguridad aceptable, para viviendas habituales; preferiblemente en inmuebles de pisos (en casas que no estén aisladas) y para presupuestos medios.