sábado, 26 de febrero de 2011

Interiorismo del Showroom de Oakley en Barcelona del estudio Manchado Ranzini

 Oficinas sin identidad, con suelos técnicos, falsos techos modulares y pilares circulares de hormigón armado recubiertos con cartón yeso. Esto es lo que se encontró el estudio de arquitectura Machado Ranzini en la calle Juan de Austria 39 en Barcelona. ¿El reto? Transformarlo en el nuevo showroom de ropa y complementos de la marca Oakley en Barcelona.



La primera decisión del estudio fue limpiarlo, desnudarlo de sus ropajes y dejar lo esencial, la estructura y la envolvente. Con este punto de partida, la idea principal fue crear un espacio diáfano donde los límites fuesen difusos, sin puertas ni paredes, múltiples caminos para míltiples usos, la simulación de un espacio infinito y la luz como parte integral de la arquitectura interior.

La búsqueda del material perfeto que respondiese a todas las necesidades fue larga y complicada, pero finalmente se decidieron por HI-MACS®, una piedra acrílica con la capacidad de ser termoformada, con la rigidez de una piedra y la increíble capacidad de ser translúcida.

Dos impresionantes satélites flotantes de diferente tamaño, cajas de luz redondeadas realizadas en HI-MACS® Opal retro iluminado, fueron colocadas entre las columnas, creando espacios independendientes dedicados a diferentes usos, que funcionan como organizadores del espacio.

La forma de las cajas se inspira en los contornos redondeados del logo de Oakley aunque su motivación formal se encuentra más en la eliminación del contacto de las cajas con sus límites cercanos como suelos, techos y columnas.

El espacio, de una superficie de 350 m2 con planta irregular, se completa con una recepción, un bar y una oficina.

La utilización de HI-MACS® Opal, de la serie Lucent, permitió a los arquitectos jugar con la propiedad translúcida del material sin recurrir al uso de lámparas eléctricas, creando así un efecto de luz suave y difusa que surge del material.