jueves, 24 de febrero de 2011

La fluorescencia

La fluorescencia es la propiedad de una sustancia para emitir luz cuando es expuesta a la luz o radiaciones electromagnéticas. Las radiaciones absorbidas, son transformadas en luz de una longitud de onda mayor al incidente.

En el proceso, una molécula absorbe un fotón de alta energía, el cual es emitido como un fotón de baja energía (mayor longitud de onda). La diferencia de energía entre la absorción y la emisión, es disipada como calor (vibraciones moleculares). Todo el proceso es muy corto (millónesimas de segundo) y este tiempo es la principal diferencia con otro conocido fenómeno luminoso, la fosforescencia.



Las sustancias que producen este tipo de radiación se denominan fluoritas, mientras que el fenómeno en sí mismo, se debe a la presencia de materia orgánica o iones de tierras raras.

Sin embargo, en una muestra de minerales que poseen propiedades fluorescentes, no todos ellos, incluso los que se han extraído de un mismo lugar, presentan las característica luminiscencia. Por otro lado existe una gran variedad de colores, dependiendo de la longitud de onda emitida.

Iluminación.

El común tubo fluorescente depende de la fluorescencia. Dentro del tubo de vidrio hay un vacío parcial y una pequeña cantidad de mercurio. Una descarga eléctrica en el tubo causa que los átomos de mercurio emitan luz. La luz emitida se encuentra en el rango ultravioleta (UV), es invisible, e inofensiva para la mayoría de los organismos vivientes. El tubo es revestido con una capa de un material fluorescente llamado fósforo, el cual absorve la luz ultravioleta y reemite la luz visible. La iluminación fluorescente es energéticamente muy eficiente comparada con la tecnología incandescente, pero el espectro producido puede hacer que ciertos colores no parezcan naturales.

A mediados de los 90, el diodo de emisor de luz (LED) blanca estuvo disponible, el cual funciona a través de un proceso similar. Típicamente, el actual semiconductor emisor de luz produce luz en la parte azul del espectro, la cual choca con un compuesto de fósforo depositado en el chip; el fósforo se pone fluorescente desde la parte verde hasta la parte azul del espectro. La combinación azul de la luz azul que pasa a través del fósforo y la luz emitida por el mismo produce una emisión de luz blanca.

Se dice que las modernas Lámparas de vapor de mercurio del alumbrado público han evolucionado de la lámpara fluorescente.

La Lámpara fluorescente compacta (CFL) es la misma que cualquier lámpara fluorescente típica con ventajas. Esta es usada para reemplazar lámparas incandescentes en muchas aplicaciones. Producen un cuarto del calor por lumen como los bombillos incandescentes pero duran como cinco veces más. Estas lámparas contienen mercurio y deben ser manejadas y dispuestas con cuidado. Las desventajas de que estas lámparas tengan un balastro es que no encajan adecuadamente en todos los aparatos de luz. Todas las lámparas fluorescentes tienen un retraso significativo al momento de ser encendidas comparadas con las lámparas incandescentes, una desventaja en algunas aplicaciones. Adicionalmente, la tecnología que les permite ser usadas también reduce significativamente su vida útil y su fiabilidad en aplicaciones de oscurecimiento.