domingo, 27 de febrero de 2011

Polipropileno

Es el polímero termoplático, parcialmente cristalino, que se obtiene de la polimerización del propileno (o propeno). Pertenece al grupo de las poliolefinas y es utilizado en una amplia variedad de aplicaciones que incluyen empaques para alimentos, tejidos, equipo de laboratorio, componentes automotrices y películas transparentes. Tiene gran resistencia contra diversos solventes químicos, así como contra álcalis y ácidos.



El polipropileno ha sido uno de los plásticos con mayor crecimiento en los últimos años y se prevé que su uso continúe creciendo más que el de los otros grandes termoplásticos. En 2005 la producción y el consumo de polipropileno en la Unión Europea fueron de 9 y 8 millones de toneladas respectivamente.

El polipropileno es transformado mediante muchos procesos diferentes. Los más utilizados son:
. Moldeo por inyección de una gran diversidad de piezas, desde juguetes hasta parachoques de automóviles.
. Moldeo por soplado de recipientes huecos como por ejemplo botellas o depósitos de combustibles.
. Termoformado de, por ejemplo, contenedores de alimentos. En particular se utiliza el polipropileno para aplicaciones que requieren resistencia a alta temperatura (microondas) o baja temperatura (congelados).
. Producción de fibras, tanto tejidas como no tejidas.
. Extrusión de perfiles, láminas y tubos.
. Producción de película en particular:
       . Película de polipropileno biorentado, la más extendida, representando más del 20% del mercado del embalaje flexible en Europa Occidental.
       . Película  moldeada.
       . Película soplada, un mercado pequeño actualmente pero en rápido crecimiento.

Una de la gran parte de los grados de polipropileno son aptos para contacto con alimentos y una minoría pueden ser usados en aplicaciones médicas o farmacéuticas.

A principios de la decada de 1950, numerosos grupos de investigación en todo el mundo estaban trabajando en la polimerización de las olefinas, principalmente el etileno y el propileno. Varios de ellos lograron, casi simultáneamente, sintetizar polipropileno sólido en laboratorio:
. J. Paul Hogan y Robert Banks, de la estadounidense Phillips Petroleum, produjeron una pequeña muestra de polipropileno en 1951, pero ni sus propiedades ni el catalizador utilizado la hacían apta para un desarrollo industrial.
. Bernhard Evering y su equipo de la también estadounidense Standard Oil produjeron mezclas de polipropileno desde 1950 mediante un catalizador de molibdeno, pero los resultados obtenidos no fueron satisfactorios y esta vía de desarrollo fue finalmente abanadonada por Standard Oil.
. El equipo dirigido por el alemán Karl Ziegler, del Instituto Max Planck, había obtenido en 1953 polietileno de alta densidad usando unos excelentes catalizadores organometálicos que con el tiempo se llamarían catalizadores Ziegler. A finales de ese mismo año obtuvieron polipropileno en un experimento pero no se dieron cuenta hasta años más tarde. En 1954 Ziegler concedió una licencia para usar sus catalizadores a la estadounidense Hércules, que en 1957 empezó a producir polipropileno en Norteámerica.
. El italiano Giulio Natta, del Instituto Politécnico de Milán (Italia) obtuvo polipropileno isotáctico sólido en laboratorio, en 1954, utilizando los catalizadores desarrollados por Ziegler. Si bien hoy se sabe que no fue realmente el primero en manipular el polipropileno, si fue el primero en arrojar luz sobre su estructura, identificando la isotacticidad como responsable de la alta cristalinidad. Poco después, en 1957, la empresa italiana Montecatini, patrocinadora del Politécnico, inició la comercialización del Polipropileno.
. W.N. Baxter, de la estadounidense DuPont, también obtuvo polipropileno en 1954 pero sólo en cantidades ínfimas y sin encontrarle utilidad al producto obtenido. DuPont nunca llegó a comercializar industrialmente polipropileno.

Al principio el uso del polipropileno no se extendió mucho debido a dos razones. En primer lugar, Montecatini se vió envuelta en una compleja serie de litigios de propiedad intelectual con Phillips, DuPont y Standard Oil, lo cual paralizó en gran medida el desarrollo industrial del polipropileno. Esta serie de litigios sólo se resolvió completamente en 1989. Por otro lado Montecatini también tuvo un conflicto con Ziegler porque Natta había usado sus catalizadores sin permiso para obtener el polipropileno. Paradójicamente, el renombre obtenido por Natta hizo que los catalizadores Ziegler llegaran con el tiempo a conocerse como catalizadores Ziegler-Natta y ambos investigadores compartirían el Premio Nobel de Química en 1963.

En segundo lugar, el polipropileno tenía serias desventajas frente al Polietileno: menos resistencia al calor y a la luz y fragilidad a baja temperatura. El desarrollo de antioxidantes específicos solucionó la resistencia al calor y la luz mientras que el problema de la baja temperatura fue resuelto incorporando a la formulación del polipropileno pequeñas cantidades de monómeros como por ejemplo el etileno.

En 1988 el consumo mundial de polipropileno fue de 10 millones de toneladas anuales.

El crecimiento de la producción de polipropileno ha ido de la mano de una serie de fusiones entre los principales productores. Un ejemplo es la historia de la formación de Basell.

En 1983 Hércules y Montedison unieron su producción de polipropileno en una empresa conjunta llamada Himont, que pasó así a ser el mayor productor mundial, con alrededor de 1,1 millones de toneladas año. En 1987 Hércules se retiró de Himont y en 1990 Montedison adquirió el 100% de la emprea, alcanzando su producción a casi 1,6  millones de toneladas año. En 1995 Montedison fusionó Himont con el negocio de Shell en el polipropileno, resultando una nueva empresa llamada Montell, con una capacidad de 2,8 milllones de toneladas año. En 1997 Montedison vendió a Shell su parte por 2.000 millones de dólares.

Por otra parte, BASF y Hoechst, dos empresas químicas alemanas, unieron también en 1997 sus actividades de producción de polipropileno en una empresa común llamada Targor. En 1988 BASF y Shell fusionaron sus divisiones de polietileno, formando Elenac. El polipropileno vino poco después y así en 1999 BASF y Shell anunciaron la creación de Basell, un gigante de las poliolefinas formado por la fusión de Montell, Targor y Elenac. Esta empresa se convirtió en el primer productor de polipropileno del mundo, con un 34% de cuota de mercado, y principalmente centrado en Europa.

Sin embargo, la rentabilidad de la producción de poliolefinas empezó a decaer a partir de 2.000. Shell decidió desprenderse de sus activos petroquímicos y solicitó a BASF poner en venta Basell. En 2005 BASF y Shell vendieron Basell a The Chatterjee Group y al fondo de inversión Access Industries por 4.400 millones de euros. Chatterjee es la mayor accionista de Haldia Petrochemicals, una petroquímica que, entre otros productos, fabrica polipropileno mediante un proceso licenciado por Basell.