martes, 1 de marzo de 2011

Madera de pino

La madera de pino (albura) tiene un color que varía desde el blanco hasta el amarillo pálido o naranja claro. El duramen se diferencia bastante bien, ya que tiene un color que varía del amarillo anaranjado al marrón rojizo o marrón claro. Los anillos de crecimiento son visibles. La madera de verano forma bandas muy oscuras y la transición entre la madera de primavera y verano es muy brusca y perfilada con un contraste llamativo. Los radios leñosos son muy finos, no visibles a simple vista, excepto cuando se incluyen en un canal resinifero transversal, formando un veteado en la superficie.



La fibra es recta, aunque se define como frecuentemente entrelazada para el P. taeda. El grano es grueso o basto.

Presenta numerosos canales resiníferos, aunque en otras fuentes se cita que tiene pocos, y contiene numerosos taninos. Tiene un fuerte olor a resina que permanece después de que se seca la madera.

El pino es una madera blanda y por ende, fácil de trabajar. No tiene apenas poro.