martes, 19 de abril de 2011

El forjado

Se denomina forjado a un elemento estructural externo, generalmente horizontal, capaz de transmitir las cargar que soporta así como su peso propio a los demás elementos de la estructura (vigas, pilares, muros).


Forma parte de la estructura horizontal de las diferentes plantas de un edificio, siendo capaz de solidarizar horizontalmente los diversos elementos estructurales, permitiendo, por tanto, no solo transmitir cargas verticales sino también horizontales, lo que reduciría la traslacionalidad del edificio.



Para la forma de transmitir las cargas:
. Forjados unidireccionales. Son aquellos que flectan prácticamente en una dirección, por lo que deben apoyar sobre elementos lineales tales como vigas o muros de carga, sin embargo pueden tener flexión transversal, aunque ésta será pequeña en relación con la principal.
. Forjados bidireccionales. Flectan en ambas direcciones, por lo que pueden apoyar sobre elementos lineales (vigas, muros) sobre elementos puntuales, pilares, que no tienen por qué estar dispuestos de forma ordenada.


La elección de los materiales del forjado depende del tipo de cargas que tendrá que soportar, la luz (separación entre apoyos), grado de exposición a ambientes agresivos, resistencia al fuego exigida, disponibilidad de los materiales, vida útil estimada, tiempo de ejecución, coste, etc.


Se utilizan varios tipos de forjados unidireccionales:


. Forjados de hormigón armado. Los forjados de hormigón armado están conformados por vigas y viguetas de hormigón, armadas, bovedillas, y capa de compresión de hormigón, ligeramente armado.


Son los más extendidos, por la amplia y barata disponibilidad del material. Es el más pesado de todos, pero también el más rígido. Puede soportar grandes cargas, incluso con amplias luces, es monolítico, de gran resistencia al fuego y aceptable aislante acústico.


También existen forjados de hormigón armado prefabricados cuyo tiempo de ejecución es menor que los convencionales.


. Forjados mixtos de acero y hormigón. Los forjados de mixtos normalmente están conformados por vigas y viguetas de acero, bovedillas, y capa de compresión de hormigón, ligeramente armada.


También se pueden componer de una chapa de acero recubierta con una capa de compresión de hormigón. Se emplean cuando la estructura principal es de acero y el forjado debe resistir cargas medianas. Requiere las mismas protecciones que la cubierta de chapa plegada, pero el aumento de resistencia que le confiere el hormigón permite su empleo como forjados de poco espesor en plantas de edificios.


. Cubierta de chapa plegada. Estructura conformada por chapa plegada de acero sobre vigas y viguetas metálicas.


Puede resistir cargas medianas siempre que estén homogéneamente repartidas, pero no grandes cargas concentradas. Esto limita su uso casi exclusivamente a cubiertas, donde su ligereza resulta muy adecuada. Requiere ser protegido, tanto frente al fuego como de la oxidación, y uso no está aconsejado en ambientes, ya que el cloro acelera la corrosión.


. Forjados de madera. Antes de la revolución industrial, la madera era el material más utilizado para construir vigas y viguetas de forjados, y con las bóvedas de piedra o ladrillo la forma habitual de conformar plantas de edificaciones. Hoy en día, en los países desarrollados, se emplea casi exclusivamente en viviendas unifamiliares y edificaciones singulares.


Tiene una resistencia al fuego moderada, adecuadamente ignifugada, a pesar de ser un material muy combustible. Es idóneo para luces y cargas pequeñas, además de ser el más ligero. Sin embargo es más flexible y deformable que los de acero u hormigón.