miércoles, 20 de abril de 2011

Estilo oriental

El estilo oriental se caracteriza por un ambiente equilibrado, lleno de paz, moderno y minimalista. Las casas orientales no están llenas de muchos adornos, son de hecho muy sencillas, los muebles son muy simples, algunos con figuras simbólicas de la cultura, pero sin nada de extravagancia, lo cual es una ventaja, pues no se hace tan fácil convertir una habitación al estilo oriental.


Si se ha decidido por el estilo oriental tiene que pensar en orden y serenidad. Si tiene muchos muebles debería escoger los más minimalistas y de madera para evocar la naturaleza en el ambiente, las mesas deben ser de tamaño mediano y no muy altas.



. Céntrese en una habitación preferiblemente que tenga suficiente entrada de luz, si no tiene una vista hermosa, podría colocar algún cuadro o pintura suave de flores.


. Intente no colocar gran cantidad de objetos en la habitación, sólo los necesarios dejando espacios claros y bien distribuidos.


. De adornos se acostumbra utilizar un arreglo floral, un jarrón simple, tal vez con algún símbolo oriental, con dos o cuatro flores, pueden ser coloridas o ramitas de bambú. Los tatamis son muy utilizados (como alfombras pero hechas de paja) muy fáciles de conseguir. En la cultura japonesa se acostumbra a sentarse en el suelo, así que necesitará unos almohadones o cojines gruesos.


. Los biombos, puertas japonesas, paneles japoneses...pueden complementar la decoración, son utilizados para separar piezas, ambientes, para armarios..


. Uno de los elementos más representativos es el agua, colocada como fuente.


. Los colores ideales para las paredes son el blanco, lila o lavanda, tal vez cierto contraste utilizando colores tostados y el negro para muebles o adornos, para formalizar y equilibrar, pero sin perder la sensación de luminosidad en la habitación.


. Para ayudar a crear ese ambiente relajado también podría hacer uso de velas aromáticas o inciensos suaves.


Recuerde que lo más importante no es utilizar gran cantidad de objetos, colóquelos siempre independientes unos de otros para que cada uno dentro de su sensibilidad expresen belleza, y lograr que exista  una conexión  con la naturaleza y la armonía.


Vía: Casa Jardín