viernes, 6 de mayo de 2011

El mimbre

El mimbre es una fibra vegetal que se obtiene de un arbusto de la familia de los sauces y que se teje para crear muebles, cestos y otros objetos útiles. En el tejido se utiliza el tallo y las ramas de la planta, ya sea en todo su grosor para el marco o en lonjas cortadas longitudinalmente para el tejido propiamente tal.

A menudo, un marco es hecho de materiales más firmes, después un material más flexible es usado para rellenar el marco. El mimbre es ligero pero robusto, haciéndolo un ideal y poco costosa opción para muebles que serán movidos a menudo. Es habitual utilizarlo en la elaboración de muebles del patio y del pórtico.



Existen referencias documentales del mimbre ya en el Antiguo Egipto. Ha sido propuesto que el uso extensivo de objetos de mimbre en la Edad de Hierro tuvo una influencia en el desarrollo de los patrones usados en el arte céltico. En tiempos recientes, su estética fue influida fuertemente por el Movimiento de Artes y Oficios a finales del siglo XX.

La decoración con muebles de mimbre es una opción interesante en todos los rincones de la casa, no sólo en los espacios exteriores como el jardín. El interior de la vivienda también puede incluir mobiliario fabricado con este tipo de material.

La oferta de muebles de mimbre incluye mesas, sillas, sillones, expositores, cunas, armarios y mecedoras, entre otros. Pese a que es posible combinar estos elementos con cualquier estilo decorativo, quedan muy bien en los ambientes rústicos.

A los asientos de mimbre, ya sean sillas, sillones o mecedoras, se les pueden colocar cojines o almohadones para mayor comodidad y como protección. Con algunos cuidados, de todas formas, estos muebles pueden durar muchos años sin problemas.

Es importante tener en cuenta que los muebles de mimbre no tienen por qué tener el color natural del material. La superficie puede barnizarse o incluso pintarse, de manera tal que combinen con el resto del ambiente.

Más allá de los muebles, nuestra casa puede lucir accesorios y diversos objetos de mimbre, como bandejas, cestas, lámparas o marcos de espejos. El mimbre siempre aporta un toque natural, colonial, campestre o rústico a una habitación o sala.

Resulta evidente, pues, que no sólo los jardines o las casas de campo pueden apostar por este estilo. La decoración con muebles de mimbre es una opción válida para todo tipo de viviendas y ambientes. Así podremos exhibir verdaderas artesanías hechas a mano, ya que la mayoría de estos muebles son hechos con trenzado manual, punzón, tijera y navaja.

Vía: Interiorismo.com