jueves, 26 de enero de 2012

Tipos de mosquiteras para puertas y ventanas


Las mosquiteras son una eficaz ayuda para librarse de los insectos y el polen en las casas. Su uso se ha extendido con el uso de nuevos materiales en su fabricación y una mayor variedad de opciones de apertura o retirada cuando no se necesitan. Además, muchos kits de ventana con persiana incorporan ya esa opción.

La idea es evitar la compañía de moscas y mosquitos sin recurrir a los insecticidas y poder disfrutar de una buena ventilación sin temor a que nos visiten insectos y pequeños reptiles. También los alérgicos al polen pueden beneficiarse de tejidos antipolen específicos. Y los dueños de mascotas (por ejemplo, gatos) se sienten más tranquilos cuando las ventanas están protegidas por mosquiteras…


Aunque existen instaladores especializados, también es posible montar uno mismo un modelo, que puede ir de rudimentario (con una simple estructura de madera y una tela de gasa de algodón o malla de nylon fina) a relativamente sencillo (los kits que se compran en centros de bricolaje). La ventaja de encargar las mosquiteras a medida a un profesional es que garantizará la estanqueidad en el montaje, y que es posible elegir el marco de aluminio en muchos acabados diferentes, y no sólo blanco si se quiere adecuar la estética del marco a la de las ventanas.

Existen muchos modelos de mosquiteras, algunas realmente sencillas de colocar por uno mismo.

Mosquiteras sin marco

El recurso más sencillo es pegar la malla al marco exterior de la ventana con cinta adhesiva de doble cara. Sólo hay que comprar unos metros de malla en la ferretería (a veces se encuentran en cajas en conocidos supermercados alemanes) y cortar a la medida del marco. Luego se fija cinta adhesiva de doble cara y se tensa el tejido sobre ella. Como ve, nada que no pueda hacer cualquier persona por mínimos que sean sus conocimientos de bricolaje. El único consejo es comprarla preferentemente gris o negra porque sombrea ligeramente y, enfrentada a la luz del día, permite una visión más nítida del exterior.

Cortinas mosquiteras

Son kits con varias cortinas que se superponen unos centímetros unas con otras y que llevan unos pesos abajo para que vuelvan siempre a su sitio. Son la solución perfecta sin instalación para acceder sin molestias a terrazas y balcones. Sólo hay que atornillar un soporte que llevan arriba al marco de la puerta. A partir de 35 € en centros de bricolaje.

Mosquiteras en marco fijo

Otro recurso rudimentario, el que se usaba antes de la invención de los sistemas enrollables, son las mosquiteras en marco de madera. Se trata de fabricar un armazón de la medida de la ventana con listones de madera y grapar a ese armazón el tejido de malla. Luego se encaja a presión en el hueco y se sella con silicona si quedan huecos entre la estructura y la pared. También es posible encargar este tipo de mosquiteras a profesionales del aluminio. La desventaja del sistema es que la mosquitera debe permanecer siempre fija. Precio aproximado sin instalación, aluminio lacado blanco: 1200x1505 mm, 50 €.

Mosquiteras enrollables

Este modelo es el que se ha hecho más popular en las casas. Si bien se puede comprar en kit en centros de bricolaje, también es posible encargarlo con o sin instalación en cualquier taller de aluminios. Cuando se utiliza la mosquitera, el tejido queda protegido en un cajón (normalmente arriba) y baja a través de unas guías laterales que tienen un anclaje en los extremos inferiores para mantenerla sujeta. El cajón permanece siempre en tensión, tirando del de la malla hacia arriba, por lo que, al sujetarla de abajo, siempre está bien estirada. Para subirla, sólo hay que soltarla de los anclajes. Hay mosquiteras enrollables verticales, pero también horizontales, especiales para dar servicio a las puertas sin necesidad de agacharse o ponerse de puntillas… Apenas se necesita un espacio de 5 cm en el alfeizar de la ventana para colocarla, y luego lleva un pequeño felpudo abajo, para evitar que penetren bichos por debajo si el ajuste no es perfecto. Precio aproximado sin instalación, aluminio lacado blanco: 1.500x1.500 mm, 95 €; con antipolen, 120 €.

Mosquiteras plisadas

Son una curiosa variedad de las mosquiteras enrollables, que se cierran en pliegues como si se tratara de un acordeón. Ocupan algo menos de espacio, pero resisten menos al viento. Precio aproximado sin instalación, aluminio lacado blanco: 1.500x1.500 mm, 250 €

Mosquiteras abatibles

Son perfectas para las puertas, ya que constan de un premarco de aluminio, que aloja una hoja de tejido con bisagras que se abre normalmente hacia afuera. Precio aproximado sin instalación, aluminio lacado blanco: 1m2 , 85 a 110 €, según sea con o sin marco.

Mosquiteras correderas

Están pensadas sólo para ventanas correderas, ya que se encajan en el perfil de las ventanas. El prfesional mide de forma precisa el hueco de la ventana para fabricarla muy ajustada. Ocupa exactamente el espacio de una hoja, y se desliza hacia un lado un otro de la ventana, para dar servicio a ambas hojas. También lleva un felpudo en el perfil para ofrecer una estanqueidad perfecta. Su precio es más económico que el de las mosquiteras enrollables o abatibles. Precio aproximado sin instalación, aluminio lacado blanco: 750x750 mm, 32 €.

Qué exigir al producto

Básicamente hay que pedir que el tejido de la mosquitera esté hecho de PVC o fibra de vidrio, para garantizar su resistencia y durabilidad. También hay que cerciorarse de que las piezas y rodamiento sean de calidad para garantizar la mayor vida útil a la mosquitera. Si se las van a instalar, consulte si el tejido se puede sustituir y si venden recambios en caso de que algo termine rompiéndose con el uso y el tiempo. El mantenimiento es básico: recogerlas cuando no son necesarias, y también cuando hace mucho viento.