lunes, 6 de febrero de 2012

El color rojo en la decoración

El rojo es el color del amor, de la pasión y del impulso vital, transmite energía, intensidad y fuerza, por lo que su uso debe realizarse correctamente, conociendo una serie de puntos que nos indiquen las ventajas y desventajas de su aplicación, desde el punto de vista decorativo, y dependiendo de las tonalidades y de las estancias donde se utilicen.



Se trata de un color que incita a la actividad física, al movimiento, al mismo tiempo que significa advertencia y peligro, sensaciones que, en cierto modo, debemos de controlar en una casa, para ello lo usaremos con cuidado, sin excedernos y evitando las tonalidades más intensas como pueden ser el escarlata o carmesí, especialmente en espacios reducidos.

Con los tonos rojos conseguimos llamar la atención, estimulan tanto cuerpo como mente y son ideales para ser utilizados en espacios destinados a la comunicación y las relaciones. Por eso, algunas de las zonas donde más se ha empleado, durante todos los tiempos, ha sido en salones y comedores, en los cuales se han experimentado y comprobado ciertos efectos psicológicos como pueden ser el aumento del apetito y la fluidez en las conversaciones, dos actividades imprescindibles en estos lugares.

Es uno de los colores primarios, muy atrevido y con la capacidad de impactar en cualquier lugar donde se utilice, al igual que genera calidez y confort, presenta infinitas tonalidades, al mismo tiempo que contrastan, todas ellas, muy bien con diferentes gamas del espectro cromático como son el negro, el gris, el blanco o el azul.

En los ambientes más rústicos y acogedores, son aconsejables los tonos más naturales del rojo como son el tierra o el terracota, fiel reflejo de calidez y energía donde guardan equilibrio, y utilizar l0s de mayor intensidad como pueden ser el Burdeos, bermejo o carmesí para espacios más clásicos y serios donde pretendamos transmitir sobriedad y elegancia.

Es un color muy utilizado en decoraciones con tendencias modernas y high-tech, ya que llenan de energía y movimiento los lugares que decoran y reflejan un estilo innovador y vanguardista.Sus diferentes tonalidades las podemos encontrar reflejadas en distintos elementos de la naturaleza, buena muestra de ello son los rubíes, las flores, la terracota, el atardecer, las frutas o las verduras, todos ellos fuentes de inspiración y enriquecimiento cromático en sus diversas variedades.

En espacios amplios podemos usar sin problemas las gamas más oscuras, limitándonos en los ambientes de menor tamaño a los tonos más vivos y luminosos en pequeñas pinceladas, como puede ser mediante el uso de textiles y otros elementos decorativos. En zonas vestidas de rojo, el uso de velas potenciará la sensación de calor, confort y calidez, invitando a la relajación y creación de atmósferas tenues e íntimas.

Podemos encontrar una amplia gama de intensidades y de aplicaciones, ya sea en paredes, mobiliario o complementos, lo que debemos decidir es si queremos usarlo de forma abundante o con pequeñas notas de color que den vida a nuestros espacios.

Vía: El rincón de Sonia