martes, 7 de febrero de 2012

Paredes de ladrillo rústico en la decoración del hogar

La decoración del hogar ha evolucionado tanto que nos podemos permitir licencias tan hermosas y sofisticadas como las que hoy vamos a ver en este post. Todas ellas tienen como protagonista común al ladrillo rústico y cocido que queda estupendamente bien si se anima a que forme parte de su estilo decorativo revistiendo alguna pared dejando este material a la vista.

De todos es sabido que en la decoración rural las paredes suelen mostrar sus muros originales de piedra, pero este no es el caso que nos ocupa hoy ya que debemos de partir de la base de separar el concepto "piedra" del de "ladrillo". Cierto es que en algunos casos su diseño puede llegar a mostrar cierta similitud buscada a conciencia a modo de imitación, como por ejemplo las plaquetas decorativas.

Por este motivo también es importante distinguir en qué medida debemos utilizarlo ya que lo más habitual y recomendado es hacerlo en sitios localizados y estratégicos. Esos lugares pueden ser vigas y bajantes, partes específicas de una pared que quede a modo de enmarcado central o como mucho ocupando la totalidad absoluta de una sola pared de la estancia.

Por el contrario, si abusa demasiado de su presencia, cambiará completamente el aire y el estilo de la estancia donde lo haga de este modo, ya que el ladrillo dejará de ser un detalle decorativo para formar parte del continente como si perteneciera al momento de la construcción. Al final, como ocurre con muchos otros aspectos de la vida, la clave del éxito radica en el perfecto equilibrio que siempre otorga una buena proporción.

Vía: Interiorismos