lunes, 29 de abril de 2013

Gasóleo

El gasóleo, también denominado gasoil o diésel, es un líquido de color blanco o verdoso y de densidad sobre 832 kg/m³ (0,832 g/cm³), compuesto fundamentalmente por parafinas y utilizado principalmente como combustible en calefacción y en motores diésel. Su poder calorífico inferior es de 35,86 MJ/l (43,1 MJ/kg) que depende de su composición comercial.

Origen y etimología

La palabra "diésel" se deriva del nombre del inventor alemán Rudolf Christian Karl Diesel que en 1892 inventó el motor diésel. Al principio consideró que el combustible idóneo para su motor era carbón en polvo, pero al intentar inyectarlo en los cilindros causó una explosión que destrozó el prototipo. Después probó con aceites vegetales y tuvo éxito usando aceite de cacahuete. Finalmente Diesel consiguió un producto estable a partir del refinado del petróleo produciendo lo que hoy conocemos como "gasóleo".
Por otro lado, las calderas de calefacción empezaron a emplear otro derivado del petróleo llamado fuelóleo (hidrocarburo de cadena más larga que el gasóleo) que, con el tiempo se demostró era contaminante, por su relativamente alto contenido en azufre principalmente y, poco a poco, fue prohibiéndose su uso (hasta llegar a su prohibición en muchos países), cambiándolo por el gasóleo. Si en principio era aceptable la palabra diésel para denominar este combustible, su uso para la calefacción, que no tiene nada que ver con el inventor del motor, hace que los nombres más apropiados sean los de gasóleo o gasoil.
Composición
El gasóleo derivado del petróleo está compuesto aproximadamente de un 75% de hidrocarburos saturados (principalmente parafinas incluyendo isoparafinas y cicloparafinas) y un 25% de hidrocarburos aromáticos (incluyendo naftalenos y alcalobencenos). La fórmula química general del gasóleo común es C12H23, incluyendo cantidades pequeñas de otros hidrocarburos cuyas fórmulas van desde C10H20 a C15H28.
Precio del gasoil
El gasóleo es generalmente más sencillo de refinar a partir del petróleo que la gasolina, y contiene hidrocarburos con un punto de ebullición entre 180-360 °C. Los precios en origen de los distintos componentes obtenidos de la destilación fraccionada del petróleo, dependen de las demandas relativas de cada uno de ellos. Si la demanda de gasolina es mayor que la de gasóleo, sobrará este último en las refinerías y bajará su precio. Si aumenta la demanda de gasóleo subirá el precio en relación al de la gasolina, situación que se da en invierno, puesto que las calefacciones consumen gasóleo.
Sin embargo, en estas cuestiones también intervienen los impuestos con los que cada país grava los combustibles. En general el gasóleo, combustible usado de modo casi exclusivo por los transportes de mercancías por carretera (camiones, al menos en Europa) suele tener impuestos menores que la gasolina, para favorecer el tráfico de mercancías, y un precio final menor que ella. Cuando el combustible se destina a la calefacción tiene impuestos (y precio final) aún menores. El resultado de ello es que el motor diésel, que además tiene un rendimiento mejor que el de gasolina, se ha popularizado también en los automóviles particulares lo que ha elevado el consumo de gasóleo y en muchos países se plantea un problema con la cuantía de los impuestos que gravan este combustible.
Algo que también interviene en la fijación de estos impuestos, cada día con mayor incidencia, es la cuestión de la contaminación atmosférica porque, aun con técnicas modernas afinadas, el motor diésel emite mucha mayor cantidad de micropartículas que el motor de gasolina (contamina más desde este punto de vista). Por esta razón, ciertos países, como Suiza, gravan el gasóleo con impuestos mayores y su precio, al contrario que la mayoría de otros países europeos, es mayor que el de la gasolina.
Además, debido a los recientes cambios en la normativa de calidad del combustible, las refinerías están obligadas a reducir el contenido de compuestos de azufre, lo que contribuye a aumentar el coste de producción. En algunas zonas de Estados Unidos, Reino Unido o Australia, el diésel puede ser más caro que la gasolina, debido a razones muy variadas: cortes en el suministro en el Golfo de México, extracción de los compuestos de azufre, desvío de la capacidad de refino en masa a la producción de gasolina. En la mayoría de los países europeos el contenido de azufre suele estar limitado por debajo del 1 %. En Suecia, existe un diésel designado MK-1 que tiene un contenido de aromáticos, limitados al 5 %, y es ligeramente más caro que el normal, pero menos contaminante.
Tipos
Los tipos de gasóleo son:
  • Gasóleo A: Los 2 tipos de gasoleo A, son los que están permitidos para automóviles en España.
    • Gasóleo A habitual
    • Nuevo gasóleo A
  • Gasóleo B se utiliza para usos agrícolas.
  • Gasóleo C se utiliza para la calefacción doméstica.
Vía: Wikipedia