lunes, 15 de abril de 2013

Un icono de la época Pop: La Silla Tulip

La silla Tulip forma parte de una serie de diseños de mobiliario que Eero Saarinen concibió a lo largo de su carrera, y es la manifestación de su búsqueda de una forma ininterrumpida que pudiera cumplir .con las funciones básicas requeridas por el cuerpo humano. "Queda que la silla volviera a ser una pieza única", anotó. La transferencia de ideas de la arquitectura al diseño y viceversa reforzó su creencia en la posibilidad de proveer unidad formal al entorno del siglo XX. La silla Tulip y la Terminal de las aerolíneas TWA comparten conceptos similares, a saber, la fusión de elementos estructurales en una forma única autodeterminante, paradigmática de este acercamiento global al diseño.

Para Saarinen, la silla representó un gran desafío. Sus expectativas respecto a su funcionamiento eran inquebrantables: tenía que resultar cómoda para personas de todas las complexiones y tamaños; debía fabricarse con materiales contemporáneos; como pieza de producción en serie, tenía que ser impersonal para adaptarse a diferen­tes entornos y, además, solucionar el caos visual que producen las múltiples patas de una silla. El prototipo cumplía con estos cinco criterios. La concha de fibra de vidrio moldeada gira sobre un pie de aluminio fundido de una pieza, que distribuye el peso sobre el suelo. Se realizó un gran número de bocetos, maquetas y hasta modelos de tamaño natural para analizar la relación de la silla con su entorno. El mismo Saarinen verificó su robustez usándola en su propia casa. En pruebas adicionales de resistencia realizadas para determinar su elasticidad, la silla no presentó daños. Actualmente Knoll la comercializa, con varias combinaciones de materiales y telas.
Para más información visiten: Knoll