lunes, 27 de mayo de 2013

El color blanco en decoración

Para algunos, el blanco no es un color, sino un valor. Para otros, es lo contrario, la unión de todos los colores. Sea lo que sea, igual que el negro y toda la gama de grises y cremas (leonado, beige, galleta, arena, gamuzado...), el blanco es un color neutro que hay que manejar con precaución en decoración.

Tradición
En Occidente, el blanco se asocia con la pureza, la inocencia y la castidad. Es el color de los vestidos de novia, por ejemplo. También es un color muy espiritual, relacionado con la religión, los ángeles, la reflexión, de vuelta a las raíces. Y, por supuesto, es el color de la paz.
En Asia, el blanco marca el duelo y, en África, se cree que protege a los habitantes de los demonios.
Espacio y luz
El blanco agranda visualmente el espacio. Solo, da una sensación de vacío e infinito, y en los interiores da un toque de frescor y calma. Además, realza la luz y aporta luminosidad. Para agrandar el espacio de una habitación y crear un ambiente suave, pinte las paredes blancas.
Tenga cuidado, porque el blanco también puede representar el vacío, la angustia y la ausencia.
¿En qué habitación?
En decoración, el blanco nunca pasa de moda, es elegante y, sobre todo, neutro. Pero optar por el blanco no es la elección más fácil, ya que implica saber jugar con la textura de los materiales, que pueden asociarse con el infinito para crear atmósferas muy distintas. Su simplicidad puede permitir crear armonías delicadas y románticas.
No pinte de blanco la habitación que más utilice, porque le costará mantenerlo. Puede pintar un dormitorio, por ejemplo. Juegue con la gama de blancos.


La cocina es una habitación naturalmente blanca, ya que este color es símbolo de limpieza e higiene.
Resumiendo, evite pintar todo el piso de color blanco.
 
Combinaciones
El blanco y sus derivados combinan bien con superficies y materias naturales, por ejemplo, maderas sin pulir o alfombras de yute.
El blanco se armoniza bastante bien con otros colores neutros como el gris, el negro o los cremas. Basta con asociarlos para crear un interior tranquilizador y fácil de decorar.
Utilizado en una armonía coloreada, el blanco puede disminuir la intensidad de los colores puros. Además, son su contacto, los colores parecen atenuados, lo que crea un cambio de ritmo en la habitación. Puede destacar la elegancia de materiales o formas diferentes.
Atención
Mal utilizados, los claroscuros de blancos y cremas pueden parecer un blanco sucio.
Aunque el blanco evoca la pureza y permite agrandar visualmente el espacio, también puede parecer un hospital.


Vía: enfemenino.com