lunes, 25 de noviembre de 2013

Escaleras

Las escaleras son uno de los elementos arquitectónicos más antiguos. De hecho, han sido utilizados desde las antiguas pequeñas cabañas construidas sobre pilotes hasta en las grandes pirámides escalonadas mayas. Como sabe, hoy en día siguen siendo igual de importantes en la construcción.



Además, cuando existe la posibilidad de elegir es mejor conocer la tipología para que la adquisición se adapte a nuestras necesidades. Para empezar, las escaleras pueden ser macizas o al aire y pueden formar parte del interior o del exterior de una casa o piso, o, incluso, de un edificio entero.

Partes de la escalera

Todas tienen peldaños, para apoyar el pies hechos de dos planos: el que da altura (contrahuella) y la base horizontal (huella) Por ellos ascendemos o descendemos. El primero se denomina ‘de arranque’, y el borde final de cada huella que queda al aire, voladizo.


Los escalones unidos forman tramos que pueden ser únicos o seguidos. Puede haber descansillos, zonas planas de descanso que parten el tramo tras un escalón y tras los que se puede mantener la dirección y sentido del ascenso, o variarlo.

Las barandillas son opcionales, pero muy prácticas y seguras ya que ‘cierran’ el camino y sirven de apoyo. Se componen de un fila de pequeños pilares que terminan en la parte superior en unpasamanos. Si hay niños o mayores en casa son casi imprescindibles.

En general, podríamos definir la escalera como la estructura diseñada para enlazar dos niveles a diferentes alturas o plantas, pero en realidad pueden tener muchas variaciones. A continuación le explicamos cuales son los tipos de escalera más habituales en las viviendas.
Escaleras rectas
Por un lado encontramos las escaleras rectas que, a su vez, pueden ser de diferentes maneras. Así, encontramos las sencillas de un solo tramo con o sin descansillo intermedio y otras formadas por varios tramos rectos cambiando la dirección en los descansillos intermedios. Estas últimas pueden ser en forma de U, es decir, con una planta rectangular girando en tres tramos, o en forma de L, con un primer tramo seguido de un descansillo amplio y, posteriormente, el segundo tramo girando en L.
Escaleras curvas
También encontramos las escaleras curvas, que pueden ser ovaladas, elípticas, semicirculares con ojo interior o no. Dentro de este último grupo se encuentran las escaleras de caracol, que no poseen ojo central y suelen tener poco ancho (normalmente entre 0,50 y 0,70 metros. Éstas son difíciles de ascender y descender.
Escaleras compensadas
Éstas últimas son escaleras mixtas en las que se evita que en la combinación de los tramos rectos con curvos exista un cambio curvo, buscando una compensación del tramo recto al curvo para lograr un cambio gradual y sutil al usuario. Dentro de las escaleras compensadas podemos diferenciar entre las que tienen un giro de 180º y las que tienen un giro de 90º.

Escaleras auxiliares

Si la segregamos del muro la escalera se convierte en una herramienta de trabajo o en un elemento que a la vez que práctico y, en casos bonito. Nos ayudará a alcanzar las estanterías más altas, sobre todo si se decide emplear toda la altura de las paredes.

Las escaleras de buhardilla suelen ir en consonancia con el estilo de la misma, pueden ser fija o replegables. Las escaleras de pintor o de tijeras son las más propias para arreglos, con dos tramos y una base en la ‘cima’. 

La más sencilla y portátil es la de mano, de un solo tramo, que se puede usar en calidades nobles para una biblioteca en niveles. Decorativa o discreta es la hurtada o escondida en un muro o pared estrecha 

Las medidas correctas

Conocidos los elementos y tipos de escaleras hay que aplicarles dos conceptos: la distancia a cubrir y la pendiente que vamos a soportar en el ascenso. Para que se trate de un recorrido cómodo hay que optar por una inclinación suave y apoyo suficiente: la base del peldaño debe ser de 35 a 37 cm de longitud mínimo y 80 de anchura y la contrahuella de 15 a 20 cm.

Cada tramo debe tener como mucho 16 peldaños y el descansillo medirá en torno a 1m2. El pasamano de la barandilla tendrá unos 65-70 cm, altura que reduciremos si hay niños. La altura de la habitación mínima para la inserción de escaleras es de 2.60 m.

En cuanto a las tendencias irán variando, pero si optamos por la línea pura y el trazo seguro, siempre acertaremos. Si hacemos caso de las reglas básicas, podemos usar un diseño primero funcional y, de ahí, partir entre las diferentes variedades para combinar con el estilo de nuestro hogar.