jueves, 20 de marzo de 2014

Cómo instalar un vinilo


Es la última moda para decorar paredes. Cada vez es más frecuente encontrar en las casas modernas paredes decoradas con vinilos decorativos. Se trata de adhesivos muy prácticos que le confieren un toque especial y distinto a la estancia en la que se encuentre. Por ejemplo, un dormitorio puede estar pintado en color blanco, pero tener al lado del cabecero un vinilo decorativo que sea una flor. Con esto la estancia ya tiene un toque diferente.


Los vinilos son fáciles de utilizar, pero no son reutilizables. Pueden colocarse en cualquier superficie lisa, no hace falta que sea una pared, en los marcos de las puertas o ventanas también puede ponerlos. Lo primero que tiene que hacer es asegurarse de que la superficie está bien limpia. Pásele un trapo para asegurarse de que no haya restos de polvo y si la pared donde quiere instalarlo está recién pintada, asegúrese de que la pintura ya se haya secado.

El procedimiento

Lo más difícil a la hora de pegar vinilos en la pared es que la pegatina quede completamente lisa. Por eso, deberá colocar el vinilo en la superficie donde quiere ponerlo y sujetarlo con cinta de carrocero.
A continuación retire la cinta adhesiva de la parte superior del vinilo y vaya retirando poco a poco el papel siliconado. Asegúrese de que el dibujo está quedando pegado al papel transparente que lleva. De no ser así, frote el papel con la mano mientras lo va retirando.

Si el vinilo que quiere pegar es muy grande, se irán formando unas pequeñas burbujas en el papel blanco. Para evitarlas, coja una espátula y pásela por el papel en dirección a la parte inferior del adhesivo y los bordes, así se asegurará de que no se formarán arrugas ni más burbujas.

Por último, retire la película transparente del papel. Realice con cuidado el procedimiento porque puede que alguna parte del vinilo no haya quedado bien fija a la pared y se quede pegada al film transparente. Si esto ocurre, dele con la mano suavemente al film transparente hasta que se pegue por completo.

Vía: Decorablog