sábado, 15 de marzo de 2014

Surgenia y Reinadecorazones crean un espacio corporativo “con alma” para Covirán

La Escuela de Comercio diseñada para la cooperativa de supermercados Covirán conecta emocionalmente con el visitante y genera un sentimiento de orgullo de pertenecer a esta marca. El espacio, proyectado por Surgenia y el estudio Reinadecorazones, transmite modernidad, huyendo de estéticas futuristas así como de clásicas compartimentaciones y apostando por un volumen arquitectónico singular.


Surgenia, Centro Tecnológico Andaluz de Diseño, ha gestionando el proyecto de diseño y ejecución de un espacio innovador para la Escuela de Comercio que la cooperativa de supermecados Covirán ha abierto en Granada, contando para la fase creativa con el estudio Reinadecorazones. Se trata de un espacio de más de 750 metros cuadrados que transmite la modernidad y tradición de la empresa y consigue conectar emocionalmente con el visitante a través de un volumen arquitectónico singular que le confiere identidad y alma.
Este proyecto huye de las frías estéticas futuristas y a la vez se aleja de las compartimentaciones más clásicas. Pretende evitar la inclusión de elementos estructurales ya existentes y serializados, y dota al espacio de un carácter propio y personal. Para ello, se ha planteado diseñar y fabricar elementos únicos, que hablen de la filosofía y los valores de la empresa. “El resultado es un espacio capaz de hacer que los socios, trabajadores y cooperativistas de la compañía se sientan orgullosos de pertenecer a esta marca”, explica Juanjo Guerrero, Resposable de Proyectos de Surgenia.
La Escuela de Comercio de Covirán es un edificio, una pieza compacta de líneas muy depuradas, dentro de otro edificio. “Nos encontrábamos con una nave industrial vacía”, explica Cesar Cintas, director creativo del estudio Reinadecorazones, “así que la hemos vestido creando un volumen arquitectónico singular, con una sala central que funciona como eje y genera una circulación radial por las demás estancias”.
Se ha elegido el color blanco como protagonista para simbolizar una marca auténtica y un espacio en el que se respira un aire limpio y puro. Se ha empleado una combinación de maderas lacadas y colores neutros, junto a vidrio y madera natural sin tratar, para transmitir confort e invitar a la comunicacíon y al diálogo. En cuanto a la gráfica de la señalética, se ha elegido reflejar los valores de modernidad y solidez a través de juegos tipográficos y elementos iconográficos sencillos. De esta forma se confiere a la marca Covirán una identidad homogénea.
El objetivo de este proyecto ha sido concebir un espacio capaz de divulgar los valores de la organización y promover el desarrollo empresarial. En la Escuela de Comercio, se puede conocer la historia de la compañía, se detectan nuevas tendencias en los consumos, se experimentan nuevas formas de compra y se presentan productos, además de impartir formación a los cooperativistas, ofreciendo así servicios útiles para socios, trabajadores y clientes.
Para cumplir con todo esto, Surgenia, a través de su Observatorio de Tendencias, ha llevado a cabo una investigación sobre las tendencias en diseño de espacios de trabajo, coworking y escuelas gastronómicas con el objetivo de detectar oportunidades para el diseño de un espacio diferenciador y capaz de cumplir con las necesidades y expectativas de la empresa. Asimismo, se han analizado las nuevas tendencias y oportunidades en el uso de materiales, iluminación, acabado y gráficas para buscar elementos que ayudasen a reforzar la marca en el espacio. Esta investigación se ha completado con un análisis de las normativas y restricciones técnicas a tener en cuenta para el desarrollo del proyecto.
Tras celebrar una sesión de cocreación con el equipo multidisciplinar designado por Surgenia y el equipo técnico y directivo de Covirán, se han identificado qué tipologías de espacios, materiales, gráficas, etc. son las más adecuadas para conectar con el público al que se dirige el espacio.
Siguiendo esta hoja de ruta, el equipo del estudio Reinadecorazones se ha encargado de la fase creativa, proponiendo organizar el espacio alrededor de zonas experienciales basadas en los conceptos de acoger, comunicar, compartir y aprender. Además, el diseño ha contemplado una zona de estudio, una sala para el profesorado, un área administrativa y una zona para los aseos o vestuarios.
El espacio para acoger es una zona destinada a dar la bienvenida al visitante y dar a conocer el mensaje principal de la marca. El diseño persigue generar un ambiente atractivo e interactivo. En esta zona destaca el gran muro vitreo de color negro que integra un gran plasma en el que se proyecta un audiovisual corporativo y que sirve como presentación de la marca. En el área de acogida, se encuentra una mesa circular que integra la marca corporativa retroiluminada y un asiento tapizado en color rojo, con forma de “C”, que recuerda el logotipo de la  compañía. El mostrador de recepción, de líneas minimalistas, incorpora la identidad gráfica de Coviran mediante letras corporativas iluminadas con tecnología Led.
El espacio para comunicar representa, junto con el espacio para acoger, el corazón de la Escuela. Situados en el centro, están separados por una piel blanca de los demás ambientes que los rodean formando un anillo alrededor de este corazón. La zona para comunicar está destinada a aspectos vinculados a la formación teórico-práctica, a las presentaciones de productos y ponencias o ruedas de prensa. Su diseño recuerda un plató televisivo, con una gran mesa central – pensada para los ponenetes – como protagonista. La mesa lleva integrados elementos y electrodomésticos de cocina, para demostraciones o show cookings. Tres pantallas ubicadas en las salas de formación permiten al público el seguimiento de las ponencias que se desarrollen en este lugar, en caso de gran aforo. La bancada en forma de “U” con asiento acolchado crea un ambiente que farovece la comunicación entre ponentes y asistentes.
El espacio para compartir está situado en el anillo que rodea la parte central de la Escuela de Comercio. Está destinado a la empatía y la comprensión. Se trata de tres espacios de dimensiones pequeñas, que no superan el aforo de cuatro personas. Con estructura de box, están pensados para reuniones y foros de discusión de pequenos grupos. Sus esquinas redondeadas y el revestimiento de maderas naturales los convierten en cubículos agradables que invitan a la conversación y al entendiemiento.
El espacio para aprender está dividido en tres zonas, destinadas a la divulgación, promoción y formación de empleados, socios cooperativistas y trabajadores. Se distingue por su flexibilidad espacial, gracias a palerías móviles que permiten modular el espacio adaptándolo a las distintas necesidades y convirtiéndolo en una amplia sala diáfana. Esta zona está enmarcada por grandes vidrios, rotulados con vinilos corporativos, que comunican visualmente con las áreas comunes.
El espacio para experimentar es un aula taller que recrea un supermercado de la cooperativa Covirán. Esta zona está destinada a desarrollar la actividad formativa práctica de la organización.
Cierran el círculo la zona de estudio con la bibliotecala sala para el profesorado, el espacio reservado para la dirección y gestión administrativa del centro  y los aseos y vestuarios. El área administrativa y la sala para el profesorado comunican visualmente con la recepción a través de grandes lienzos vítreos. En la biblioteca destaca el mobiliario, diseñado por el el equipo creativo de Reinadecorazones, que recuerda conceptos propios del embalaje, transporte y manufactura de los productos alimentarios. “Hemos buscado elementos que nos ayudasen a atrapar lo mejor del pasado para vislumbrar el futuro de la compañía”, explica Cesar Cintas, “así hemos diseñado estanterías que recuerdan cajas de productos hortofrutícolas”.
Cabe señalar que en el diseño del espacio así como a lo largo de la ejecución, se ha tenido en cuenta en todo momento el principio de accesibilidad, ahorro energético y sostenibilidad medioambiental.
El resultado es un espacio que hace que se te erize la piel”, concluye Cesar Cintas, “y esto gracias a la investigación del Observatorio de Tendencias de Surgenia – que nos ha marcado la línea a seguir en la fase creativa – y a la jornada de cosolución, que nos ha permitido conocer de forma directa y clara las necesidades y expectativas del cliente”.
El espacio que hemos desarrollado con el proyecto de Surgenia nos posiciona en la vanguardia de las Escuelas de Comercio y esperamos lograr con ello ser un referente en nuestro sector”, comenta Silvia Miranda, Directora de Marketing y Servicios de Covirán. “A través de la metodología de trabajo seguida, nos hemos sentido involucrados en el proyecto y el equipo desarrollador entendió pronto la esencia y los valores de la compañía, adaptándose a nuestra filosofía, sin que esto supusiera restar ni un ápice de la profesionalidad en planificación, ejecución y liderazgo que requería este proyecto“.
Para más información visiten: SurgeniaReinadecorazonesCovirán 
Vía: infurma