miércoles, 19 de marzo de 2014

Un apartamento de 55 m muy bien aprovechado

¿Cómo distribuir y decorar un apartamento de 55 m cuadrados? Cuando los metros escasean, lo más importante es dar con las claves para multiplicar el espacio, y pese a que “de dónde no hay se puede sacar”, siempre es posible recurrir a soluciones que nos ayuden a crear un efecto visual para dar sensación de más espacio. Esta apartamento, luminoso y decorado en tonos claros, es un buen ejemplo. Si quiere saber por qué…


Además de que salón, comedor y cocina comparten el mismo espacio, el único tabique de este apartamento de 55 m cuadrados se sustituyó por un muro de vidrio transparente. Intimidad no hay, pero luz ¡toda la que quiera!

Si quiere ganar amplitud visual, evite el exceso de materiales diferentes en una misma habitación: un suelo uniforme aportará sensación de continuidad. Otro apunte: asegúrese de que los muebles no obstaculicen el paso, que faciliten una correcta ventilación y el paso fluido de la luz. En definitiva, no coloque obstáculos innecesarios en zonas de paso y accesos. La iluminación interior se resolvió con apliques direccionales empotrados en el techo.

La luz y la buena ventilación producen un efecto psicológico que se traduce en sensación de espacio. Además de colores claros, elige materiales que aumenten el efecto lumínico, como el vidrio o la piedra.

Salón-comedor y cocina conviven en el mismo espacio. La clave para sacar partido a este espacio multifuncional fue la distribución: la cocina se instaló en la pared que queda junto a la puerta de entrada, y el resto del espacio se destinó a ubicar un pequeño comedor, con una mesa redonda junto al balcón, y la zona de estar, frente al tabique de vidrio que independiza al dormitorio.

Las zonas de paso son los metros más desperdiciados de una vivienda. En este apartamento, en cambio, el pasillo se eliminó para crear una cocina integrada en el salón. Al fondo, la puerta de entrada al baño. A la izquierda, un armario de suelo a techo, que se utiliza como despensa y zona de almacenaje, donde se encuentra empotrado el frigorífico.

Los tabiques pueden ser un obstáculo en apartamentos pequeños que sólo disponen de ventanas en una de las fachadas. Por eso, eliminarlos y sustituirlos por muros de vidrio es la solución perfecta para ganar luz y espacio. En este caso, quizá hubiera sido mejor recurrir a un vidrio opaco o acompañarlo de un estor que diera intimidad a la habitación, pero teniendo en cuenta que los nórdicos no son muy amigos de las cortinas…

En el plano de distribución de la casa se puede apreciar como los espacios se abren unos a otros sin apenas tabiques, todo queda a la vista desde la puerta de entrada. 

Fotografías: Svenskfast. 
Vía: decoratrix