miércoles, 12 de marzo de 2014

Ventanas

La ventana es un elemento que nace instintivamente para responder a la necesidad del ser humano de recibir la luz del sol y el aire para vivir cómodamente en espacios interiores. Hoy en día, las ventanas son parte fundamental del diseño de los edificios y un desafío para cualquier arquitecto; poder lograr, al mismo tiempo, las mejores condiciones de habitabilidad de los diferentes recintos y además potenciar -a través de ellas- las cualidades del sitio y sus posibilidades espaciales.

Este elemento arquitectónico nació naturalmente como una perforación en los muros de las casas, en la búsqueda del hombre por llevar la mayor cantidad de luz y aire posible al interior de sus viviendas. Las primeras ventanas no tenían vidrio y sólo eran tapadas con madera, paja o cualquier elemento disponible que permitiera evitar las condiciones climáticas excesivas. El vidrio se conoce desde la época de los fenicios (entre los siglos X y V aC.), pero fueron los romanos quienes introducen su utilización alrededor del año 60 dC., haciéndose mayormente popular en la construcción de Iglesias.
Con la aparición del bastidor en el siglo XVII, y del vidrio 
plano y de mayor tamaño en el año 1840, su uso se masifica. A partir de ese año comienza la evolución del vidrio hasta alcanzar grandes dimensiones, diferentes espesores, formas, colores y opacidades. Hoy en día aparecen otras variables que han influido en su diseño, como la búsqueda de mayor seguridad, confort térmico, mejores condiciones acústicas y otras tecnologías que permiten una mayor facilidad de instalación en obra y de utilización, por parte de sus usuarios.