lunes, 30 de junio de 2014

Ventiladores de techo

¿No aguanta el aire acondicionado y necesita una alternativa para este verano? Sin duda, lo suyo es un buen ventilador de techo. Es una buena inversión, y le recomendamos que elija concienzudamente, ya que de ello depende el tiempo que funcionará en perfectas condiciones y también su eficiencia.


El aire que mueven los ventiladores de techo consigue que la sensación térmica en un espacio cerrado sea de alrededor de 8º C menor que la temperatura real. Es mucha diferencia, por lo que conviene tomarla en cuenta como opción frente al aire acondicionado, que muchas personas no soportan por problemas respiratorios y demás. Un ventilador de techo gasta además la mitad de energía que una máquina de aire acondicionado, por lo que también es una interesante alternativa para ahorrar en la factura de la luz.
Además los ventiladores tienen también una función que poca gente conoce: se pueden usar también durante el invierno para realizar la función inversa, es decir,  mejorar la distribución de las capas de aire, impidiendo que el calor ascienda dejando la parte baja del espacio más fría.
El ventilador de techo es un clásico que no pasa de moda. Pero es importante saber elegir un modelo que llene nuestras expectativas en cuanto a factores como rumorosidad (si es silencioso), funcionalidad y diseño. Los que tienen sistema corriente continua consiguen además un importante ahorro de energía. Por todos estos motivos conviene realizar una selección de ventiladores para finalmente inclinarnos por el más adecuado.
Es necesario que el ventilador de techo mueva el aire de forma eficiente; esto se consigue mediante una combinación de factores: adecuada superficie de las palas, correcto ángulo de inclinación de las mismas y potencia del motor. Las palas deben ser de un material resistente y, en contra de lo que pudiera parecer, no ser demasiado finas, ya que sólo así se garantiza que puedan mover el aire de forma eficiente. También conviene cerciorarse de que el ventilador es adecuado al tamaño del espacio en que se va a situar, y cuántas unidades harán falta en caso de salones muy amplios. Un buen ángulo de inclinación de las palas es 12 o 13º. Un buen ventilador siempre lo indicará en sus especificaciones técnicas.
Potencia
Es un factor clave. Cuanta más potencia, más volumen de aire puede mover el ventilador de techo y mayor será el confort que disfrutemos. Los motores de poca potencia consumen menos energía, sí, pero también mueven menos aire, por lo que a la larga resultan totalmente ineficientes. Un buen ventilador debería indicar en sus especificaciones técnicas el volumen de aire que mueve (metros cúbicos por minuto), los vatios y su eficiencia medida en metros cúbicos de aire movidos por minuto por vatios consumidos. Lo habitual es que el ventilador disponga de tres velocidades.
Ruido
A determinadas velocidades, los ventiladores pueden llegar a ser muy ruidosos. Cuando esto ocurre, a menudo se debe a la falta de calidad de los materiales utilizados para fabricar el ventilador: por ejemplo, piezas metálicas mal ensambladas, un motor hecho con una chapa demasiado fina....
Vibración
Puede deberse a varias causas, pero a menudo el origen es una mala calidad de los materiales con que están hechas las palas y un sellado incorrecto de las mismas. O su colocación con una incorrecta inclinación y equilibrado. También un motor de mala calidad o un montaje barato pueden producir indeseadas vibraciones en los ventiladores de techo.
Diseño
El diseño también es parte importante a la hora de realizar la selección de un ventilador de techo. Adecuar el modelo al estilo de decoración es esencial: un ventilador con palas de policabonato semitransparentes puede resultar ideal para una estancia de ambiente contemporáneo, mientras que uno de palas de madera y ratán parece más adecuado para un ambiente de estilo rústico o colonial… Conviene fijarse también en la calidad de los acabados, especialmente de los metales. Eso garantiza que no les saldrán manchas, por ejemplo, debido a la humedad… Normalmente encontrará ventiladores de 4 o 5 palas, con o sin luz incorporada, con un diámetro de 44 a 70 pulgadas, aunque lo normal es que estén en torno a las 50 pulgadas (125 cm de diámetro).
Instalación y mantenimiento
Es importante elegir un modelo de ventilador que venga prácticamente ensamblado y que sea de montaje fácil. Normalmente es posible elegir entre tres alturas de montaje para adecuarse a las estancias con techos más o menos altos. Asegúrese de ensamblar las piezas de acuerdo a las instrucciones para evitar accidentes. Después también necesitará hacer un mantenimiento cada temporada, observando que las piezas estén correctamente apretadas y limpiando las palas cuidadosamente para eliminar el polvo acumulado en ellas.
Vía: Deco Estilo