miércoles, 2 de julio de 2014

Islas de cocina: todo lo que debe tener en cuenta…

Si es de los que sueñan con poner una isla de cocina, esto es todo lo que debe tener en cuenta antes de decidirte por añadir este nuevo mueble a su cocina sin arrepentirse…

Tener una cocina grande en la que quepa una isla de cocina es el sueño de no pocos para su casa… Las típicas cocinas norteamericanas tienen este práctico mueble central en la cocina, pero conviene tener en cuenta varios aspectos antes de lanzarse a instalar una.


Además de decidir si es más adecuado en su caso una isla de cocina fija o con ruedas, debe tener en cuenta otros factores, sobre todo, el tamaño, la función y el estilo.
El tamaño de la cocina es importante
El primer factor y más decisivo de todo es si tiene suficiente espacio en la cocina para una isla. Debe disponer al menos de 1,10 metros alrededor de la isla para que no resulte molesta y obstruya el natural desenvolvimiento en la cocina. Si dispone de menos espacio, entonces lo mejor es optar por una pieza portátil con ruedas.  Así podrá moverla a placer o arrinconarla cuando no la necesite… Puede incluso servirse de un modelo de verdulero con encimera en madera o lacado (los tiene en Leroy Merlin a partir de 60 € en tamaño mediano).
Función de la isla de cocina
Otro aspecto a considerar antes de lanzarse a la reforma es el uso que piensa darle a la isla de cocina. ¿Será un espacio limitado a la preparación de comidas? ¿Quiere que sirva para desayunar? ¿Prevé un espacio multifuncional para diferentes actividades en la cocina? Tenerlo en cuenta es importante, ya que la altura necesaria para cada actividad puede variar sustancialmente.
Por ejemplo, si la isla de cocina sólo va a servir como encimera, entonces cuenta con una altura de 87-90 cm. Sin embargo, para realizar en ella desayunos o cenas informales, necesita 105 cm, es decir, 15 cm más de altura que para una encimera normal. En cuanto al ancho, no es aconsejable que la isla de cocina tenga más de 120 cm, ya que si no, será difícil acceder a los espacios centrales.
También la utilidad que quiera dar a la isla de cocina es determinante para elegir su ubicación. Hay casas donde la isla de cocina separa ambientes (en el caso de viviendas diáfanas sin apenas tabiques). Necesita, por ejemplo, tener un acceso fácil al fregadero, la nevera y el horno o placa de cocina.
Si piensa utilizar la isla de cocina como barra de desayunos o cenas informales, necesitará taburetes y una encimera volada que permita acoplar sin problemas piernas y pies debajo de ella… Si, por el contrario, será un espacio destinado a la preparación de alimentos y piensa instalar encima la placa de cocina, entonces tiene que disponer una campana extractora encima, colgando del techo. Un fregadero también puede resultar esencial cerca de la placa de cocina. Para todos estos elementos, necesita los servicios de un electricista y probablemente un fontanero.
Si el almacenamiento en la isla de cocina es su prioridad, tenga en cuenta la gran variedad de espacios que existen: desde botelleros ad hoc hasta cajones o cestas si prefiere estanterías abiertas.
La iluminación
Sin duda, va a necesitar iluminación extra para este espacio de la cocina. Las luminarias de techo quizá sean lo más adecuado, a no ser que ya disponga de iluminación en la campana extractora sobre la isla de cocina.
Decidir el estilo…
Las islas de cocina constituyen un foco de atención en las cocinas. Lo ideal es que la isla de cocina asemeje el estilo general de los mueles de cocina. Pero ahora que se lleva la decoración ecléctica, quizá le guste poner una nota ligeramente rústica o vintage en la isla de cocina si el resto de la cocina es integrada y de aspecto minimalista… También se puede seguir la pauta de los panelados del resto de muebles, pero cambiar las formas, por ejemplo, añadiendo perfiles curvos, etc. 
Precios
Mientras que un simple verdulero con encimera en madera o aluminio puede encontrarlo a partir de 60 euros, puede conseguir un mueble con ruedas con superficie de madera (desplazable bajo la encimera) sobre los 360 euros (en melamina y hecho a medida). Los muebles-isla singulares tipo los de Williams-Sonoma que ve en las fotos cuestan a partir de 1.500 euros, y hasta 4.000 euros.
Vía: Deco Estilo