jueves, 28 de enero de 2016

Apartamento de estilo contemporáneo

El estudio de diseño y arquitectura SABO Proyect se encargó del proyecto integral de interiorismo de esta vivienda, de unos 70 m². Su propietario, un joven diseñador de moda, les dio una serie de premisas: quería un apartamento de estilo contemporáneo, con soluciones de almacenamiento inteligentes y formas originales para maximizar el espacio. Con este objetivo, se derribaron tabiques y se construyó un altillo, en el que se ubicó el dormitorio. Pero no sólo se ganaron metros útiles, también se buscaron ideas decorativas para dar sensación de más espacio; como unificar los revestimientos y la carpintería de toda la casa.

En la decoración del salón se apostó por una estética minimalista y contemporánea.El suelo de madera oscura y las paredes blancas se convirtieron en el fondo perfecto para los muebles que introducen el color, al igual que los complementos y los frentes pintados en amarillo, que aportan volumen a los espacios y centran la atención.
La viguería vista de madera envejecida aporta carácter, además de un toque de calidez y armonía en la casa. Las escaleras que conducen al altillo, cuyos peldaños van colocados cruzados, esconden un frente de armarios e integran algunos estantes.
En la cocina, se reservó parte de una pared para levantar un mini jardín vertical con diferentes plantas aromáticas, gracias a una combinación de la exposición directa del sol y la iluminación artificial especializada. Esta solución permite tener las hierbas reunidas, frescas y siempre a mano para cocinar.
Por su planta estrecha y alargada, los muebles de la cocina se distribuyeron en dos frentes paralelos: en uno se instalaron los hornos, que se alternaron con armarios altos y bajos, y en el otro, las zonas de cocción y fregadero. Aquí la encimera se prolongó en una mesa para comidas rápidas y desayunos. En cuanto a la decoración, los armarios blancos lisos y sin tiradores se combinaron con una encimera de acero y un colorista suelo vinílico de franjas en 14 colores diferentes.

En el dormitorio, el color blanco del mobiliario, paredes y techo aporta luminosidad y genera sensación de amplitud. Con la madera presente en la viguería, carpintería y suelo se evitó que el ambiente resultara excesivamente frío. La ropa de cama, lisa y en un tono neutro. Fotografías: SABO Projet.

Para más información visiten: SABO project
Vía: decoratrix