lunes, 25 de enero de 2016

Cocina de estilo industrial integrada en el salón



Abrir la cocina
al resto de la casa es una solución que cada vez tiene más éxito: cocina integrada en el salón, el comedor o incluso en un pasillo… el quid de la cuestión es lograr que los ambientes que comparten espacio formen un conjunto equilibrado y armónico. El arquitecto Denis Krasikov, responsable de la reforma de este apartamento, así lo hizo. 

Los tonos grises marcan la decoración de los dos ambientes: cocina y salón. Recurrir al color como hilo conductor le ayudará a crear sensación de continuidad visual .Además, un suelo uniforme y el blanco de paredes y techo son soluciones para potenciar la amplitud y lograr una atmósfera muy desahogada y serena.
La zona de estar del salón se orientó frente a los enormes ventanales, que se vistieron con caídas a rayas en tonos blancos y grises. Los tonos grises se animaron con pinceladas de color azul y amarillo en parte del mobiliario. Un rincón del salón se reservó para crear una zona de trabajo, con un escritorio adosado a la pared y la silla Eames Plastic, de Vitra, en blanco.
Las caídas del salón se repiten en las ventanas que quedan en la cocina. Ésta se distribuyó en dos frentes: la mayoría de muebles y electrodomésticos concentrados en una pared y una isla central, que hace las veces de barra de desayunos.
Para la cocina, de marcado estilo industrial, se eligieron muebles modulares de acero, que confieren ligereza y actualidad al conjunto.

La isla central, además de acoger la zona de cocción, cuenta con armarios y gavetas que multiplican las zonas de almacenaje en la cocina. Una potente campana extractora de techo, impide que humos y olores se propaguen por toda la casa. Pegada a la isla, una mesa y tres sillas forman un acogedor comedor de diario. 

Para más información visiten: Denis Krasikov
Vía: decoratrix