sábado, 23 de enero de 2016

Cómo proteger la piscina durante el invierno

Estamos en pleno invierno y nos parece todavía muy lejana la llegada del verano y todo lo que ella implica, como el buen tiempo, ir a la playa o darse un bañito en la piscina. En este último caso, es muy importante saber cómo proteger la piscina durante el invierno, así estará en perfectas condiciones cuando llegue el buen tiempo y vaya a utilizarla de nuevo.

Además, el hecho de que sea invierno no tiene que significar que no se pueda utilizar la piscina, ya que si la tiene cubierta y realiza un buen mantenimiento, podrá utilizarla todo el año. Hoy me gustaría darle unos cuantos consejos para que pueda proteger su piscina durante el invierno, diversas opciones para que elija la más adecuada según sus posibilidades y necesidades.
¿Debo vaciar la piscina?
Pongamos que no vaya a utilizar la piscina en todo el invierno, seguro que se le plantea la duda de si vaciarla o no. Antiguamente se vaciaba siempre, pero ahora hay muchas opciones para que pueda dejarla llena sin que suponga un problema cuando la vuelva a utilizar. Si utiliza un sistema de cloración salina no es necesario que la vacíe, aunque tampoco conviene dejarla totalmente llena.

Labores de mantenimiento
Para que la piscina quede bien protegida y no se estropee, es importante realizar una limpieza a fondo en suelo y paredes, ya que de quedar restos de suciedad durante meses luego sería muy difícil quitarlos. La suciedad acumulada altera las propiedades del agua, y eso es perjudicial tanto para la propia piscina como para quien se bañe en ella. Utilice también un producto específico para que el agua se conserve durante el invierno, y no olvide leer las instrucciones del fabricante para que su manipulación sea correcta y segura.
Otras labores que deben realizarse de forma periódica son el lavado y limpieza de prefiltros y filtros, siempre con productos específicos. Los expertos recomiendan colocar varios objetos que floten en el agua, como garrafas, flotadores o bidones, así en caso de helada no se generará demasiada presión sobre las paredes de la piscina, lo que podría causar graves daños estructurales.


Una excelente opción para proteger la piscina cuando llega el mal tiempo es utilizar un cobertor, y puede encontrarlo en diversos materiales y tamaños. Esto hace que ahorre en productos y que haya total seguridad para evitar accidentes, ya que el vaso de la piscina estará totalmente cubierto. Gracias a ellos nadie podrá caer en su interior, ni tampoco se podrá acumular suciedad.