lunes, 25 de enero de 2016

‘Els secrets del mediterrani’, guardados en un gastro-espacio de Barcelona.

Lógico que si una tienda/bar que se llame Els secrets del mediterrani (los secretos del Mediterráneo) y se sitúe en Barcelona, sea un espacio con tintes marineros tradicionales. Lo más curioso es que se trata de un espacio gastronómico gourmet que recoge productos seleccionados de todas las regiones de España. Todo tiene cabida en este local con aires frescos: desde pasteles de carne para comprar a recetas para elaborar en casa, pasando por las propuestas de su carta.

Y todo porque sus promotores son dos auténticos foodies: Emilio Andreu de Cuenca, murciano y amante de la gastronomía mediterránea, y Rubens de Oliveira, brasilero afincado en Barcelona y enamorado de su cultura. Juntos decidieron emprender una iniciativa que trata de buscar el disfrute de la gastronomía selecta compartiendo, jugando y experimentando con productos tradicionales.
El local está situado en un antiguo edificio del Eixample, en lo que un día fue una panadería. Laura Navarro y Mireia Capdevila, las interioristas fundadoras de Dröm Living han sido las encargadas de transformar el sitio en sintonía a la filosofía del negocio.
Las exigencias técnicas del edificio obligaron a mantener la antigua estructura del local. Pero a cambio, recibieron un regalo: la recuperación de las vigas antiguas; también descubrieron y sanearon azulejos antiguos, y desvelaron la existencia de antiguos portillos de madera.
Lo que sí hicieron fue derribar el altillo para poder ganar en altitud y amplitud, algo que viene bien teniendo en cuenta que, aparte de tienda, también cuenta con una zona de tipo bar para la elaboración y degustación de tapas. Por otra parte se eliminaron todos los tabiques para dar paso a la luz natural.
El espacio tiene un marcado estilo industrial pero con aires mediterráneos. De hecho, el color de la imagen de marca es el turquesa; ese azul que tan bien reconocemos los que hemos nacido en el Mare Nostrum. Sobre una gama de tonos marrones muy suaves, el turquesa del mar aporta vitalidad a una atmósfera fresca e informal.
El azul destaca en el porcelánico vidriado que se eligió para los dos mostradores. También en la barca de pescadores original que ahora reluce en la ciudad lejos de sus días entre las olas. Los portillos de madera, tras ser restaurados, también fueron pintados con este color.
De cara a elementos decorativos, han combinan elementos tradicionales (madera natural, cristal y esparto) con piezas industriales como las lámparas de Luxcambra y Faro.
Uno de los elementos protagonistas es, sin duda, la barca de pescadores, restaurada para la ocasión. Está situada en la entrada, sobre un reservado de mosaico que rompe con la continuidad del pavimento de hormigón fratasado del resto del local.

En cuanto al mobiliario, gran parte fue diseñado a medida por Dröm Living. En concreto las mesas, las estanterías y los dos mostradores. Para los taburetes, en cambio, escogieron diferentes modelos de Really Nice Things.

El estudio de interiorismo también se ha encargado del diseño de la imagen corporativa.

Para más información visiten: Secrets del MediterraniDröm LivingLuxcambraFaroReally Nice Things
Vía: diarioDESIGN