martes, 19 de enero de 2016

Mirilla digital – Qué es y cómo se instala

La mirilla digital no sólo aumenta la seguridad en el hogar, sino que nos proporciona mayor comodidad y confort.

En su día ya hablamos sobre las características e instalación de una alarma contra robo para hogares, de los sistemas de control de acceso, así como detectores de humo y alarmas contra incendios domésticas. Pues bien, hoy vamos a hablar sobre un nuevo sistema de seguridad en el hogar: las mirillas digitales.


Como en cualquier otro artículo, en el mercado existe una gran variedad de este tipo de dispositivos, cuyos precios y prestaciones pueden variar sustancialmente de unos a otros.

Como solemos hacer, vamos a ver un dispositivo de los más económicos, pero cuyas prestaciones son suficientes para una vivienda media.


VÍDEO EXPLICATIVO

Veremos qué es y cómo es su instalación




Comenzaremos viendo en qué consiste la mirilla tradicional. Se trata de un pequeño elemento que se empotra en las puertas exteriores, y cuya función es permitir la visibilidad unidireccional desde dentro de la vivienda. Este reducido objeto incorpora una lente, la cual proporciona un ángulo de visión de alrededor de 120º, pudiendo variar sensiblemente de un modelo a otro.

La mirilla digital, incorpora mejoras respecto de la tradicional, mediante el aprovechamiento de las nuevas tecnologías.

La diferencia entre ambas, es que la digital incorpora componentes electrónicos, como es la óptica que capta las imágenes, y la pantalla LCD en donde se visualizan, entre otros.


Además de las prestaciones que ya proporcionaban las mirillas anteriores, las mejoras introducidas en las digitales, permiten una serie de ventajas adicionales, como pueden ser:

Mayor comodidad. Ya no hay que situarse a la altura de la mirilla y pegar el ojo a ella. Con este nuevo sistema, tenemos una perfecta visión del exterior desde cierta distancia, y a cualquier ángulo y altura respecto de la misma.

Esto es una gran ventaja en viviendas en la que conviven personas de distintas alturas.

Mayor intimidad. Con la mirilla tradicional, la persona que está en el exterior puede detectar cuándo le observan desde el interior. Esto se debe a que al girar la cubierta de la mirilla, la luz sale hacia el exterior.

Con la mirilla digital, esto no ocurre.

Y lo mejor de todo… Su instalación es muchísimo más fácil de lo que podría creer. Veamos todos los componentes y cómo instalarla.

Componentes de la mirilla digital

El kit que compone la mirilla electrónica consta de:

En primer lugar, como es lógico, de las instrucciones.

De una pantalla LCD que va alimentada por dos pilas, y que se acciona mediante la pulsación de un solo botón.

Dependiendo del modelo, puede variar su tamaño. En la mirilla que hemos usado para este artículo, la pantalla es de 3,2”.

La pieza roscada, que ancla a la puerta todo el conjunto del kit.

Este modelo trae tres piezas de distintos tamaños, sirviendo para puertas desde 38 mm hasta 110 mm de grosor. Dependiendo del grosor de la puerta, se deberá usar la pieza que mejor se adapte a aquella.
También trae una pequeña llave para realizar el desmontaje previo de la mirilla anterior, así como el montaje de la nueva.

Y por último la propia mirilla, la cual incorpora una pequeña banda de imagen que es la que trasmite la imagen al monitor.

Cómo se instala una mirilla electrónica

El primer paso que hay que llevar a cabo, es desmontar la mirilla existente. Para ello utilizaremos la pequeña herramienta que vienen en el kit de la nueva mirilla o, simplemente, un destornillador plano.

Una vez aflojada, la sujetamos por la parte exterior, desenroscamos completamente desde el interior, y la extraemos.

A continuación introducimos la nueva mirilla, pasando también la banda de imagen.

Situamos la plaquita de anclaje de la pantalla, que incorpora cinta adhesiva, y roscamos la sujeción posterior de la mirilla, eligiendo el tamaño adecuado en función del grosor de la puerta.

Y apretamos bien.

¿Ha visto que fácil? Pues ya casi hemos acabado.

Ahora introducimos las dos pilas en el monitor, respetando la polaridad indicada.

Conectamos el conector de la banda de imagen, a la parte posterior de la pantalla, con un simple click.

Situamos la pantalla en su posición definitiva.

Y ponemos el tornillo de fijación, que va alojado en la parte inferior del conjunto de la mirilla.

Listo!!

Para ponerla en funcionamiento, sólo hay que presionar el único botón que tiene el dispositivo.

Al cabo de unos segundos, se apaga de forma automática.

Como ha podido ver, fácil, rápido, y práctico.

Vía: Brico Blog