martes, 19 de enero de 2016

Muchas soluciones en este apartamento de pocos metros en Zaragoza.

El estudio de Zaragoza A54insitu recibió un encargo tan novedoso como interesante: intervenir en una vivienda de un joven soltero aficionado a la cocina que buscaba un hogar espacioso con una única habitación, un salón-comedor-cocina diáfano y espacio para almacenaje. Todo ello en 71 metros cuadrados. El resultado es un espacio versátil y bien aprovechado donde no faltan elementos funcionales y estéticos que regalan practicidad y originalidad a la vivienda.

Se trataba de una intervención de carácter interior, que debía respetar tanto la envolvente como el edificio emplazado en el conjunto urbano de la capital aragonesa.
Fruto de un proyecto muy madurado, A54insitu ha transformado totalmente la estructura inicial de la vivienda, que seguía los patrones clásicos de construcción: una planta baja con dos dormitorios, una cocina independiente, baño, salón comedor además de una amplia terraza.
La nueva propuesta concebida por los interioristas se basa en dos espacios únicos: la zona de día compuesta por la cocina-sala de estar-comedor y la zona de noche con el dormitorio y un pequeño vestidor. Ambos espacios están divididos por el baño y el recibidor. Para aprovechar al máximo el espacio, se han instalado puertas correderas de madera clara.
El baño está dividido en realidad en tres zonas: la ducha, más cercana al dormitorio, y construida con revestimiento de microcemento; el inodoro y, separado de éste, el lavamanos donde destaca una pica de piedra de Bali negro de Bathco. La grifería es de Hansgrohe.
Los nuevos espacios creados aprovechan la excelente iluminación de toda la vivienda potenciada por el color blanco de las paredes. El dormitorio es un ejemplo de funcionalidad, con una zona de descanso diáfana de cuyo techo cuelga una exótica lámpara de bambú, modelo Savoy, y en el que destaca el vestidor Stolmen, de Ikea, separado por una pared.
En la zona de día, la cocina, diseñada por A54insitu, es la gran protagonista. Los electrodomésticos son de Balay y cuenta con una amplia zona de almacenaje. Pero lo que realmente llama la atención es la amplia mesa central que ha previsto un amplio espacio de trabajo y que se convierte en el lugar donde disfrutar de las aficiones gastronómicas del cliente. La acompañan los taburetes Bob, de la firma Ondarreta.

Finalmente, en la zona contigua del salón se han instalado un sofá Izu, de Moradillo, una mesa de centro negra de Zuiver, cojines de Fermliving y una alfombra de Gan.

Para más información visiten: A54insituThe Bath CollectionHansgroheIkeaBalayOndarretaMoradilloZuiverfermGan Rugs
Vía: diarioDESIGN