sábado, 30 de enero de 2016

Piso de soltero moderno y confortable


La reforma de este piso de soltero se centró en una
 renovación total del espacio con el objetivo de dejar atrás su aspecto antiguo y crear un apartamento moderno y espacioso que rentabilizara por igual luz y espacio. Desde el principio, la idea del arquitecto Maxim Tikhonov de m2project Design Bureau, artífice del proyecto, fue deshacerse de todo aquello que limitara el espacio e impidiera la entrada de luz, mediante la eliminación de tabiques y puertas, así como la sustitución de la antigua carpintería de suelos y ventanas. Ahora su propietario, un joven soltero disfruta, en pleno centro de Moscú, de un apartamento moderno y confortable, salpicado de curiosas notas personales y “masculinas”.



La nueva distribución de la vivienda, mucho más racional, ha dado paso a un amplio salón en el que conviven la zona de estar, formada por un cómodo y mullido sofá con chaise longue y, justo a su lado, un rincón de trabajo con estantes en la pared. La presencia del gris en la totalidad de las paredes y el blanco roto en el techo y el suelo de madera garantizan el reflejo de la luz natural que, tras las obras, entra en abundancia a través del amplio ventanal por el que se accede a la terraza.
Justo en frente del ventanal, al otro lado del sofá, un gran armario de puertas correderas se prolongó de pared a pared, y que sirve como gran centro de almacenaje, dada la escasez de metros de la vivienda.
En el gran tabique que preside el salón, pintado en gris antracita, se instaló un televisor.

La cocina, abierta al salón, queda justo enfrente de la zona de estar. Los diferentes materiales que se utilizaron para revestir el suelo marcan el paso de una zona a otra: tarima de grandes tablones en tono claro en el salón y baldosas de terrazo negro en la cocina. Además, la cocina propiamente dicha se integra en el resto de la estancia a través de una mesa acompañada de varias sillas, que hace las veces de mesa de comedor, y que reúne así a los dos espacios más importantes de la vivienda.
En la pared de entrada a la vivienda, de ladrillo visto pintado en blanco, se colocó un gran espejo antiguo para dar mayor sensación de amplitud. El suelo de este espacio, al igual que la cocina y el cuarto de baño, se revistió con baldosas de terrazo negro.
Pequeño, pero muy completo, las pautas para equipar el cuarto de baño fueron funcionalidad y sencillez. Todo un acierto, dadas sus escasa dimensiones.

También de reducidas dimensiones es la terraza. Sin embargo, aún hubo sitio para colocar una mesa y un par de sillas.

Para más información visiten: m2project 
Vía: decoratrix