jueves, 14 de enero de 2016

Reforma de un ático en el frente marítimo de Vigo

La reforma de esta vivienda, un ático situado en el frente marítimo de Vigo (Pontevedra), tuvo como reto principal encontrar una jerarquía de espacios que permitiese entender que todo en ella sucedía de un modo natural y, literalmente, volver a darle forma. La cubierta existente fue determinante en el resultado final. 

La autora es la arquitecta María Díaz, del estudio multidisciplinar MDBA y que, además, diseñó todos los muebles.

La cubierta existente como elemento generador de espacios

La geometría de la cubierta existente (a dos aguas y que se ha respetado) jugó desde el principio como la gran protagonista a conservar del estado inicial y dio paso a muchas de las decisiones de la reforma. Es un elemento que a lo largo de la vivienda permite jugar con las proporciones, adaptar la sección a cada uno de los usos mantener la memoria de lo existente, como puede verse en las fotos.

Una de las decisiones importantes fue derribar el entresuelo existente en cubierta, para descubrir las vigas del salón y dejarlas vistas. Ahora son uno de los elementos a destacar en la nueva vida de la vivienda. La mezcla entre la nueva contemporaneidad conseguida tras la rehabilitación y contrastando con los elementos antiguos existentes, es la que hace que el ático haya acabado siendo tan especial. 

Distribución: espacios abiertos

La vivienda se ha rehabilitado apostando por los espacios abiertos, donde percibir el paso del tiempo a través de sus múltiples aberturas. La luz ha sido, por tanto, determinante en el proyecto de reforma. Se ha aprovechado la luz natural, potenciándola al dejar los espacios mucho menos divididos que en el estado inicial.

El salón, la enorme cocina y el comedor se encadenan uno tras otro buscando la mejor orientación para la futura vida diaria de sus propietarios. Este espacio concatenado es ahora el núcleo principal diurno. Está decorado con elementos sencillos, materiales nobles y colores neutros, que dan una gran sensación de tranquilidad. Hay algún toque de color en determinados espacios, como por ejemplo, el pequeño despacho-estudio con pared verde-azulada que se integra al lado de la cocina.

Por otro lado, las habitaciones, orientadas a norte, componen un mundo íntimo resguardado mediante la ubicación de los núcleos de los baños. También han sido concebidas con tonos blancos y apostando por la luminosidad.

Mobiliario hecho a medida en madera

Los muebles son en su mayoría diseñados por el estudio de arquitectura encargado de la reforma, MDBA. Todo un lujo poder contar con estos elementos especialmente hechos para la casa. La mesa de comedor rectangular, el mueble de la entrada, el del salón y la lámpara (llamada GRU y que puede encontrar en su página web) están hechos en madera de roble. Esta lámpara está inspirada en una grúa, su brazo gira y se mueve llevando la luz donde es necesario, proporcionando flexibilidad lumínica.

Las ventanas son, sin embargo, de madera de iroko. Están lacadas en blanco para mantener la estética de las fachadas interiores de los patios, que son de granito.

Otros detalles de la decoración

La cocina es de la marca Santos, y como suele ser habitual en las de este fabricante, se caracteriza por tener un diseño muy cuidado, resistente y ser muy funcional. Destaca la gran isla de acero y los electrodomésticos encastrados a medida. Las lámparas longitudinales de encima están también diseñadas por la arquitecta. Han sido, de nuevo, realizadas en madera de roble, con una tira de bombillas Led en su interior.

Para la reforma de los baño se ha usado gres porcelánico en distintos tonos, el gris antracita en uno y gris claro en otro. En general, se ha conseguido una uniformidad y neutralidad para que sean los duelos con sus pertenecías quienes le den su toque personal después. 

Para más información visiten: MDBASantos
Vía: habitissimo