viernes, 22 de enero de 2016

Un apartamento de estilo modernista y lleno de color


Les compartimos un proyecto colorido y muy especial. Se trata de la reforma de una antigua vivienda situada en Barcelona y que destaca por su estilo modernista, la personalidad de los detalles y su cuidada decoración. Este apartamento, llamado 'Tyche', es la residencia de vacaciones de una familia italiana que ha sido reformada por CaSA (Colombo y Serboli), en colaboración con Margherita Serbol.

Objetivo: recuperar la luminosidad

El apartamento contaba con espacios demasiado compartimentados que hacían que resultaran muy pequeños y oscuros. Además, un largo pasillo que estaba situado en medio de la vivienda no dejaba aprovechar toda la luminosidad. Por ello, el objetivo de la reforma fue recuperar la luz natural y, también, mantener los elementos históricos, como la bóveda (típica catalana), que se descubrió tras la retirada de los falsos techos.
Otro punto a destacar es el empeño por adaptar el apartamento, que se construyó en 1900, a los nuevos tiempos. ¿Cómo? Manteniendo la esencia tanto en los elementos que se pueden rehabilitar como continuando con ese lenguaje en los materiales nuevos que se introducen. Para ello, se añadieron baldosas (hexagonales) para recordar a las baldosas hidráulicas famosas en los edificios modernistas. Es decir, se recuperó el concepto pero dotándolo de un material actual y colores contemporáneos. Es un diseño de los arquitectos pero fabricado por la marca Zelart. El resto del suelo es continuo blanco satinado de Ultratop y mosaicos hexagonales de Vitrogres.

Cambio en la distribución

Los tres muros de carga que fracturaban el piso se transformaron en el eje transversal en torno al que se organizan ahora las diferentes áreas. Se decidió dotar a la vivienda de 3 dormitorios y hacer una completa remodelación de la distribución para recuperar la entrada de luz en todas las estancias.

La zona de estar, comedor y cocina se situó en la primera área que da a la calle, se pintaron las paredes de blanco para dar luminosidad y se restauraron las ventanas originales.
Por otro lado, las dos habitaciones secundarias forman ahora un segundo eje y separan la zona de día de la zona de noche. El dormitorio principal queda en el otro extremo de la calle y constituye un espacio abierto de casi 20 metros cuadrados. Incluye el cuarto de baño que está separado de la habitación por un cambio de rasante.
Mobiliario de diseño atemporal y detalles vintage
Si algo destaca con fuerza en este proyecto es la atemporalidad que se ha conseguido con la elección de muebles de diseño clásico pero que nunca pasan de moda. Estos se han mezclado con otras piezas más contemporáneas y algún toque antiguo. Atemporal es sin duda la mesa de comer Eames, el diseño Eiffel DSW o el famoso diseño Acapulco, en blanco, para los sillones. No falla el mítico Frigorífico de Smeg, que se utiliza para dar personalidad a la cocina. Precisamente, cabe destacar que la cocina está compuesta por productos de Ikea pero ha sido adaptada a las necesidades conceptuales de los arquitectos. Las encimeras, tanto de cocina como de baños, son de Silestone blanco.

Hay detalles de la firma nórdica Ferm living, como los cestos o los maceteros. No olvidemos el espejo biselado antiguo que se encontraba en el apartamento antes de la reforma o el tocadiscos y mueble de radio vintage que fueron adquiridos en Neukölln, el barrio de moda de Berlín.

Las grandes pinturas de Piero Serboli dominan el espacio y lo dotan, si cabe, de más personalidad. 

Colores pastel y amarillo junto a madera natural

Lo que más me llama la atención del apartamento es el atrevido uso del color. No solo destacan los colores pasteles, sobre todo el rosa, sino que los arquitectos y clientes se atrevieron con colores más llamativos como el amarillo. El resultado es estupendo y da una sensación de espacios relajantes y animados a la vez. El deseo de usar colores claros, formas simples y materiales naturales, como la madera, corresponde a la voluntad de destacar el suelo y los elementos originales. La madera natural también aparece en elementos de la cocina, como por ejemplo, en la estructura de la pared que forma un pequeño estante.

Para más información visiten: CaSA 
Vía: habitissimo