martes, 19 de enero de 2016

Un ático espacioso y neutro


Los propietarios de este ático de 200 m2, situado en Sitges (Barcelona), querían un espacio totalmente diáfano, con una mínima expresión, colores muy neutros, y mucho espacio donde guardarlo todo. Los ambientes originales de este piso estaban distribuidos como toda promoción habitual. Un pasillo que distribuye a los cuartos sin conexión alguna entre si. 

¿Qué querían cambiar?

Uno de los problemas con los que contaba la casa era que el salón daba hacia el norte y nunca recibía el Sol. Además, los clientes consideraban que la cocina original era muy pequeña y no ocupaba el lugar central que querían para poder reunir familia y amigos. 

Mejorar la continuidad visual

Otro de los deseos para esta nueva distribución, era mejorar la fluidez entre las habitaciones para que el espacio y la luz fluyan de una habitación a la otra conectando funciones y generando una mejor continuidad visual entre todos los ambientes.

Una vivienda cómoda

Para conseguir más comodidad se propuso agregar un ascensor privado en la entrada y también abrir el forjado en la zona del salón para colocar una escalera mas cómoda que conectara con la suite principal en planta alta. Allí se encuentran el dormitorio principal, un pequeño salón con un escritorio, un jacuzzi interior junto con el baño y el vestidor para el matrimonio. En la planta interior, se encuentran también la suite infantil y una habitación de huéspedes. 

Para más información visiten: Rardo Studio
Vía: habitissimo