martes, 26 de enero de 2016

Un piso de 75 metros reformado para incluir un segundo dormitorio


Situado en un edificio protegido en el centro de Melbourne, este piso de 75 metros cuadrados fue sometido a una reforma puntual con el fin de remodelar el espacio para incluir un segundo dormitorio, que en principio no estaba previsto. Los propietarios de la casa, una pareja joven, esperaban su primer hijo y querían acondicionarle una habitación sin perder muchos metros en el intento, sin cambiar demasiado la distribución de los ambientes y con el menor presupuesto posible. El equipo de CCA(Cousins Clare Arquitectes), encargado del proyecto de reforma, propuso a la pareja dividir en dos el único dormitorio con que contaba la casa y de esa forma se conservaría la distribución original. Ahora la familia goza de una vivienda amplia y luminosa a base de blanco, madera y mucha sencillez.

Nada más entrar, se puede observar como se conservó la distribución del espacio: un ambiente diáfano donde comparten metros el salón, el comedor y la cocina. En cuanto a los materiales, se eligieron pintura blanca para las paredes y un cálido suelo de madera que da continuidad visual a los distintos ambientes.
La clave del proyecto está en la nueva ubicación de los dos dormitorios. Para ello, en lugar de levantar muros de separación se empleó la madera, un material asequible y fácilmente manejable. Ambos dormitorios se realizaron con paredes de madera contrachapada que van de suelo a techo y que incorporan un buen número de espacios de almacenamiento, accesibles tanto desde el interior como del exterior de las habitaciones. El dormitorio principal, cuenta con 3 puertas deslizantes de colores de manera que, cuando se cierran, queda camuflado como si de un armario se tratara, lo que permite que el espacio que queda delante pueda ser utilizado como parte de la zona de estar.
En la cocina, con una amplia encimera blanca de madera, se ha utilizado la misma madera contrachapada para forrar el frente de armarios y cajones de almacenaje. Como pueden ver en las imágenes, en todos los cajones y armarios de la casa se ha prescindido de los tiradores, en su lugar se han abierto pequeños agujeros para los dedos.
Una puerta corredera da paso al dormitorio infantil. En éste se ha utilizado la misma carpintería que en el resto de la casa, en este caso cubre toda una pared de suelo a techo con armarios y cajones.
Junto a la entrada del cuarto de baño, un retranqueo de la pared se ha habilitado como un pequeño rincón de trabajo con baldas y un cajón en madera laminada en color salmón.

El cuarto de baño no puede ser más sencillo. Alicatado con azulejos blancos, solo se permite un toque de color en el dorado de las griferías y el toallero.

Como se puede ver en los planos, la tarea consistió en crear un espacio diáfano, amplio y muy luminoso, con los dos nuevos dormitorios y conservando los elementos arquitectónicos originales.

Para más información visiten: Clare Cousins Architects 
Vía: decoratrix