jueves, 14 de enero de 2016

Una casa con una escalera que guarda sorpresas

Hoy compartimos la reforma parcial de una vivienda llevada a cabo por la empresa Standal. Su labor consistió en diseñar un nuevo espacio-altillo en el salón para alojar un estudio, aprovechando la altura original de la finca y el espacio libre de los falsos techos. El estudio ideó una nueva distribución para el salón-comedor, carpintería interior (puertas, parquet y mobiliario), falsos techos y pintura. Tras la modificación de la tabiquería existente y la demolición de los falsos techos para aprovechar la altura original de la finca, se consiguió destinar un espacio a otro nivel o altillo para una zona de despacho-estudio. Y no solo eso, sino que se diseñó una sorprendente escalera, que hace a la vez de estantería, y permite guardar todo aquello que no quiere tenerse a la vista. 

Una escalera para dar acceso a la nueva creación
El acceso al nuevo espacio es una original escalera fabricada en melamina negra aprovechable totalmente en su parte inferior, donde se albergan módulos de almacenaje correderos o distintos huecos decorativos.

Un espacio integrado y liviano

Cerrado únicamente por una barandilla de acero inoxidable y vidrio butiral mate, el estudio se convierte en una pieza muy integrada y liviana en la totalidad de la vivienda.

Unión de dos habitaciones infantiles

Otra de las actuaciones importantes fue la unión de dos habitaciones infantiles; tras el derribo de la tabiquería y mediante unas puertas plegables se consiguió un único espacio más amplio sin perder la independencia de cada una de las estancias.

Carpintería en lacado blanco

Toda la carpintería interior es en acabado lacado blanco, al igual que los zócalos y todo el mobiliario, que fue relacado ya que su estado original era en madera maciza barnizada y desentonaba con la nueva estética propuesta.

Un parquet que genera contraste

Para contrastar con la luminosidad que se generaba tras la aparición de tanto color blanco, se eligió un parquet en tonos grisáceos, modelo Roble gris claro, de la marca Parador.

Lámparas para impresionar

Y para acabar de dotar al proyecto de una gran personalidad se colocaron unas luminarias que estuvieran acorde a la nueva decoración, como la famosa lámpara colgante Le Soleil Rosso de Foscarini en el salón y el aplique Wagashi Piccola Wires de la misma firma.

Para más información visiten: Standal
Vía: habitissimo