viernes, 15 de enero de 2016

Una casa estrecha y alargada con toques naranjas

Nos encontramos con una vivienda tradicional entre medianeras, en una parcela típica del casco antiguo de Sabadell, con proporciones extrañas: una fachada realmente estrecha (4 metros) y una profundidad exagerada (25 metros). El encargo de los propietarios a M2Arquitectura plantea la necesidad de realizar un garaje y la voluntad de una mayor luminosidad en el interior de la vivienda.

Gran vidriera para dar luminosidad

En la fachada del patio, a nivel de planta baja y en la sala-comedor, se coloca una gran vidriera de suelo a techo que gira en esquina y deja entrar el volumen existente curvado, donde se encuentra la cocina. Este volumen se pinta en color naranja, para provocar el contraste con el color blanco y la piedra del resto del edificio, y tratarlo como un objeto caído en el patio que no pertenece al lenguaje ortogonal el resto del edificio.

Una renovada escalera
Se reforma la escalera, realizando un nuevo pavimento, una nueva barandilla y la abertura de huecos en las paredes laterales de esta para permitir una mayor entrada de luz al baño y a una sala-biblioteca de planta primera y al estudio de la planta buhardilla.

Fachada

En la fachada principal se propone realizar una abertura en el total de la anchura de planta baja, que incluye la entrada peatonal y la del garaje, con una gran puerta de chapa perforada para permitir su ventilación e iluminación natural y transmitir sensación de mayor amplitud. Se diferencian los dos usos de este espacio (garaje y entrada peatonal) utilizando materiales distintos para su pavimento y bajando el techo de la zona peatonal con un altillo-trastero, que a su vez sirve de lámpara para esta zona.

Para más información visiten: M2Arquitectura
Vía: habitissimo