miércoles, 27 de enero de 2016

Una vivienda con mucho arte

Rardo Studio realizó una fantástica intervención en este edificio de 1862, ubicado en una de las calles principales de Sitges. La empresa planteó hacer una demolición parcial de los muros existentes para resolver un problema fundamental de la vivienda: los aseos se encontraban en un extremo de la planta. Esto dificultaba su uso y su relación con los dormitorios, que estaban en el otro extremo. El proyecto consistió en elevar el nivel del pavimento en el salón, el comedor y la cocina y hacer una nueva distribución más acorde con las necesidades de una vivienda moderna.
Espacio para el día y la noche
Se alinearon los lavabos con la escalera y el acceso a la propiedad, al otro lado. Esto permite, además, definir usos y zonas, organizando la vida de día y de noche en la propiedad.

Nueva distribución

Las formas se generaron a partir del paralelismo con los muros perimetrales, lo que dio como resultado una nueva configuración de los ambientes, que la distribución convencional y académica no habían podido resolver. Quedaron trazas de los muros estructurales y se colocaron refuerzos para abrir los espacios más privilegiados de la casa hacia el sur.

Para más información visiten: Rardo Architects
Vía: habitissimo