lunes, 17 de abril de 2017

Cadenas

Colgar, sujetar o, señalizar son solo algunos de los diversos usos de las cadenas. El diámetro y la estructura determinan la carga que pueden soportar, la resistencia a la abrasión o a la intemperie y la manejabilidad. El material con el que estén fabricadas también influye en sus características y prestaciones.
Las claves

El cable de acero y la cadena soldada son capaces de soportar cargas más pesadas.
A mayor diámetro, más resistencia y menos manejabilidad.
Cada tipo de cadena va asociada a un accesorio específico.

Cables y cadenas: usos

Los cables de acero y las cadenas sirven para colgar, sujetar, elevar, asegurar y señalizar. Debe tener en cuenta la estructura, el diámetro y el material de la cadena para elegir la que se ajusta al uso que va a hacer de ella.

Estructura de las cadenas

Por estructura, dentro de las cadenas de eslabones distinguimos básicamente entre las cadenas soldadas (capaces de colgar y sujetar cargas pesadas) y las no soldadas (menos resistentes y más extendidas para cargas ligeras y usos decorativos):

En el caso de los cables, la clave está en el número de hilos y su trenzado. A mayor número de hilos, más resistente es el cable.
Para escoger el accesorio adecuado es necesario tener en cuenta el diámetro. En el caso de los candados debe elegir una pieza cuyo arco sea similar al diámetro de la cadena para asegurar la compatibilidad en el nivel de seguridad.

Interior o exterior

Además del uso y la carga tenga en cuenta si la cadena va a estar sometida a la agresión de agentes externos como la humedad, los rayos UV o los productos químicos.
Acero inoxidable, aluminio y latón son los que mejor resisten la humedad, sin embargo el cobre es el que mejor soporta los productos químicos.
Los acabados galvanizado, niquelado y cromado de las cadenas metálicas mejoran su resistencia a la corrosión y su estética, importante sobre todo en las cadenas de uso decorativo. 

Vía: Leroy Merlin