sábado, 15 de abril de 2017

Chinchetas y tachuelas

Las chinchetas y tachuelas son pequeños elementos de fijación por medio de una punta que se clava en un material blando o de poca dureza. Las chinchetas son imprescindibles para colgar en el corcho de la cocina o del despacho tarjetas, fotos o recordatorios de tareas; además son muy útiles en trabajos de bellas artes o manualidades. Por su parte, las tachuelas son usadas en trabajos de tapicería o restauración de muebles.
¿Qué diferencia hay entre chincheta y tachuela?
Aunque su función es similar, los usos son distintos básicamente debido al material con el que se fabrican y a su acabado decorativo.
• Las chinchetas: están realizadas en metales blandos, ya que solo van a sufrir una ligera presión con la mano para fijarlas en un material de poca dureza.
• Las tachuelas: se fabrican en metales resistentes que aguanten el golpe de una herramienta para su fijación, incluso sobre materiales de cierta dureza como la madera. Se encuentran con diferentes cabezas decorativas.

¿Qué tipos de chinchetas hay?

• De cabeza plana: la cabeza de la chincheta queda prácticamente enrasada en la superficie sobre la que se clava, haciendo presión con el dedo. Puede ser con acabado plateado, dorado o de color. En el caso de que su cabeza sea de color, puede ser por esmaltado o por recubrimiento plástico.

• De cabeza redondeada: desde un ligero redondeamiento hasta semiesféricas. Suelen ser cromadas o niqueladas y se busca en ellas un aspecto más decorativo.

• Americanas: su cabeza es de un material distinto al pincho. Es cilíndrica, generalmente de plástico de colores. Su gran ventaja es que es muy fácil sujetarla tanto para clavarla como desclavarla.

Americanas, las más seguras.

Si va a dejar que sus hijos usen chinchetas en el corcho de su cuarto, cómpreselas mejor americanas. Si estas se caen al suelo, la punta no queda hacia arriba, sino de lado, con lo que hay menos riesgo de pincharse que con otro tipo de chincheta.

¿Qué tipos de tachuelas se encuentran?

Las más comunes son las de tapicero, que pueden ser decorativas o no. A la hora de elegirlas deberá fijarse en:

• Su material: generalmente están fabricadas en acero; fíjese que sean de una sola pieza o que la soldadura entre cabeza y pincho sea firme.

• Su acabado: las encuentra bronceadas, cobreadas, niqueladas, doradas, pavonadas –con una película de óxido anticorrosión-, rústicas, con cabeza de fantasía (margarita o piña).

• Su diámetro: en el envase de las tachuelas encontrará un número que corresponde al diámetro de su cabeza: las hay desde 3 mm (para trabajos especiales) a 25 mm de diámetro.

¿Qué son las tachuelas continuas?

Se trata de tiras metálicas decorativas para camuflar las grapas o clavos en trabajos de tapicería y que imitan una fila de tachuelas. Se colocan con pequeños clavos en los orificios que llevan cada 5 cabezas. Se venden en rollos y por metros.

Proteja la cabeza de la tachuela

Cuando vaya a clavar tachuelas de tapicero, es importante que use un martillo especial o ponga un paño sobre la cabeza para no dañarla con el golpe.

Vía: Leroy Merlin