sábado, 8 de abril de 2017

Cómo elegir aislamiento para insonorizar espacios

Cuando intentamos solucionar un problema de ruido, lo primero que pensamos es en poner un aislante.
Antes de decidirnos, tenemos que analizar bien si realmente necesitamos aislar o en realidad necesitamos acondicionar la habitación. Dar con la clave y con la solución más adecuada nos evitará muchos problemas.


Los materiales absorbentes nos ayudarán a mejorar la acústica de la estancia. Con su correcta instalación evitaremos los ecos y reverberaciones además de impedir la transmisión de los sonidos al exterior.

Las claves

• Los materiales absorbentes de ruidos se emplean para el acondicionamiento acústico , es decir, para mejorar la acústica de un espacio.
• Transforman la onda sonora en energía calorífica.
• Son materiales ligeros, porosos, de baja densidad y muy flexibles.
• Indicados para su instalación en paredes, techos y fachadas de interior.

¿Cómo funcionan los materiales absorbentes?
Al acondicionar acústicamente una habitación estamos evitando que el sonido se refleje, esto quiere decir, que estamos impidiendo que se produzcan ecos y reverberaciones.

Los aislantes absorbentes transforman las vibraciones del sonido en energía. A más % de sonido absorbido, mayor es la eficacia del aislante.
Un elemento para medir su eficacia es el dato α (sabine) cuyo valor varía entre 0 (0% de absorción) y 1 (100%). Ejemplo: un material con un α=0.8 (absorbe un 80%).
Cuando acondicionamos acústicamente una sala estamos por un lado distribuyendo adecuadamente el sonido en el interior de la habitación y por otro impidiendo que salga al exterior. Estos aislantes están especialmente indicados para salas de conciertos, teatros, cines o locales y espacios de ensayo.
Estos materiales absorben ruidos a bajas y medias frecuencias, entre 60 y 90db, reducen y amortiguan el ruido característico de aparatos eléctricos como secadoras, lavadoras, la caldera de la calefacción… o ruidos exteriores como el paso de los trenes, mucho tráfico o grandes tumultos y peleas.
Al igual que el resto de los aislantes los podrá elegir de diferentes grosores o espesores desde 9mm hasta 80mm.
Tipos de aislantes y colocación:
Se distribuyen en formato de espumas o planchas de polietileno que podrá elegir de diferentes tamaños o grosores, según sus necesidades de acondicionamiento.
Por lo general para la absorción acústica se aconseja el uso de espumas de polietileno o planchas de grosores bajos y celdas cerradas, ya que tienen una alta capacidad de absorber el sonido, más de 90db.
La espuma de polietileno es un material muy ligero y fácil de instalar. Por lo general se recomienda su uso en paredes y tabiques de cartón yeso. Se instala entre el tabique y la estructura metálica.
Fibras de poliéster (napa):
Las fibras de poliéster están especialmente indicadas para mejorar la capacidad de aislamiento acústico a bajas frecuencias, a más de 60db. Es un material muy poroso, lo que garantiza su gran capacidad de absorción del sonido. Están indicadas para paredes internas (fachadas interiores) y medianeras. Se venden en paneles, por lo que tiene unas dimensiones concretas, antes de adquirirlo debe calcular los metros cuadrados de la pared y coger un poco más para que no nos quedemos escasos.
Su instalación es muy sencilla, se coloca sobre los montantes de la placa de cartón yeso de las paredes o sobre ella si es en techos, también en la cámara de aire. La creación de una cámara de aire, aunque nos quite espacio, favorece el acondicionamiento y aislamiento de la sala.
Los absorbentes acústicos de planchas y espumas de poliuretano son económicos, tienen una gran capacidad de absorción y tienen una instalación muy sencilla, que apenas nos va a llevar realizar obras.
Las planchas de Espuma de Poliuretano tienen diferentes formas y densidades que permiten mejorar el confort acústico. También se pueden encontrar en varios colores.
Su uso está indicado como revestimiento en paredes y techos. Hay dos formas para su instalación, las láminas que vienen con un autoadhesivo o aquellas para las que necesita una cola de contacto para fijarlas, cómo ve tienen una instalación muy sencilla.
Espumas de melamina:
Se caracterizan por ser un material flexible, ligero y plano, con un acabado en huecos o micro- cuñas. Su diseño es decorativo, ya que está pensado para dejarlo visto. Reducen el nivel del ruido y mejoran la calidad del sonido. Al ser productos de baja densidad tienen muy poco grosor, por lo que no ocupan espacio.
Su instalación es muy sencilla, ya que lo pegaremos sobre la pared, para ello tenemos dos opciones, o comprarlos con autoadhesivos o usar una cola de contacto para fijarlo.

Vía: Leroy Merlin