lunes, 17 de abril de 2017

Cuerdas

Las cuerdas sirven para colgar, sujetar, atar, elevar, tender, señalizar, trazar... Además puede usarlas con fines decorativos (en manualidades), así como deportivas y de ocio.
Debe tener en cuenta la estructura, el diámetro y el material de la cuerda para elegir la que se ajusta al uso que va a hacer de ella.
Las claves

Poliéster, poliamida y polipropileno son los materiales de cuerdas más resistentes a la abrasión y a la humedad (en ese orden).

Dentro de las cuerdas dividimos dos tipos de estructura: trenzada (más manejable) y cableada que puede soportar más carga aunque depende del grosor.

Cada tipo de cuerda va asociada a un accesorio específico.

Usos de las cuerdas

Colgar, sujetar, tender, atar… son solo algunos usos de las cuerda. El diámetro y la estructura determinan la carga que pueden soportar, la resistencia a la abrasión o a la intemperie y la manejabilidad. El material con el que estén fabricadas también influye en sus características y prestaciones. 

Estructura de las cuerdas

Por estructura, dentro de las cuerdas dividimos dos tipos de estructura: trenzada (más manejable) y cableada que puede ser más resistente a la abrasión y soportar más carga aunque depende también del grosor.

Interior o exterior

Además del uso y el accesorio tenga en cuenta si la cuerda va a estar sometida a la agresión de agentes externos como la humedad, los rayos UV o los productos químicos. El poliéster es el que mejor resiste a la humedad y al sol, la poliamida es la “todoterreno” con altos índices de resistencia y buena manejabilidad, mientras que las cuerdas naturales (cáñamo y sisal) son respetuosas con la naturaleza ya que son biodegradables. 

Vía: Leroy Merlin