sábado, 15 de abril de 2017

Embellecedores

Los embellecedores, como su nombre indican, cumplen la función de mejorar la estética visual de un mueble. ¿Cómo? Eliminando de la vista las cabezas de tornillos y clavos.
Dispone de embellecedores de diferentes tamaños, fabricados en metal y PVC.
Las claves

Escoja el color del embellecedor que más se ajuste al de su mueble para que quede mimetizado. Sus criterios van a ser color, tamaño y tipo de material.

Hay embellecedores desde los 3 mm hasta los 20, para que pueda acoplarlos al tamaño del tornillo o clavo que sea.

Criterios de elección

Ya que la función del embellecedor es ocultar la cabeza de clavos y tornillos para obtener un resultado más estético en nuestras tareas de bricolaje, tendrá que elegir uno que se mimetice o contraste de forma óptima con el objeto donde va a ser instalado.

Para ello debe de atender a tres cuestiones: el color, el tamaño y el material.

- El color

Existe una gran variedad de colores disponibles (wengué, nogal, cerezo, pino, aluminio, crema, negro…) para que pueda escoger el que más se ajuste a su mobiliario y mimetizarlo con él.

- El tamaño

Los embellecedores están disponibles en varias medidas ya que los tornillos y clavos son de medidas diferentes.

Los encuentra desde 3 hasta 20 mm.

- El material

o De metal: indicado sobre todo para superficies de metal ubicadas en interior. Muy resistente y decorativo.

o De PVC: indicado para cualquier tipo de mueble que esté situado en interiores o exteriores. 

Tipos de instalación

Los embellecedores pueden ser adhesivos (pegarse a la superficie como si fueran una pegatina) o instalarse a presión por el hueco originado por el tornillo, incluso a presión sobre la cabeza del tornillo.

Vía: Leroy Merlin