miércoles, 12 de abril de 2017

Manillas y pomos

Una solución rápida y económica para cambiar la estética de sus puertas es instalar un nuevo pomo o manilla. Existe una gran variedad de modelos y su elección no es tema de poca importancia, ya que las manetas visten la puerta y le confieren el remate final que desea.

Diferentes soluciones para cada necesidad
A la hora de elegir el complemento para poder abrir y cerrar las puertas de su casa tiene que buscar el equilibrio entre funcionalidad y estética. Lo primero que tiene que elegir es la solución de manillar que mejor se adapte a su puerta.
Hay varias posibilidades:
• Manilla es la palanca que sirve para accionar el mecanismo de apertura y cierre de una puerta

Puede ser de dos tipos:
- Manilla con placa (llamada generalmente manilla): la palanca está compuesta por una placa alargada.
- Manilla sin placa (llamada roseta): la palanca que sirve para accionar el mecanismo de apertura y cierre de la puerta tiene una base pequeña, ya sea redonda o cuadrada.
Las manillas pueden tener condena, pestillo, cierre de seguridad, etc.
• Pomo es la palanca que sirve para accionar la cerradura de una puerta (mayoritariamente cilíndrico) que permite abrir una puerta girándolo de un lado a otro.
Entre la variedad existente podemos destacar los siguientes tipos de pomos:

Tipos de pomos
- Pomos de puertas de paso: indicados para salones y cocinas. No necesitan mecanismo interno.
- Pomos de puertas con pestillo o condena: indicados para baños y dormitorios o cualquier estancia que requiera de mayor privacidad.
Para las puertas de entrada hay varias soluciones y tipos en función de sus necesidades y sus gustos:
- Pomos de puertas de entrada con llave: indicado para colocar en puertas principales con llave de acceso.
- Pomos de puertas de entrada: también existen los pomos de puertas de entrada que solo sirven como agarrador para tirar de la puerta para cerrarla o abrirla. Estéticamente tienen el mismo aspecto que los de las puertas de paso pero no giran, son fijos.
- Llamadores: son piezas de hierro, bronce… que se ponen a las puertas para llamar golpeando con ellas.

- Manillones: son tiradores fáciles de manejar. Su uso más habitual es en puertas de entrada y puertas correderas. Para las puertas de cristal existen manillones especiales para cuidar el material.
Accesorios
Cada tipo de puerta de la casa necesita un tipo de manilla por la privacidad y la seguridad que implica cada una.
Para instalar o el pestillo o la cerradura es necesario hacer el troquel en la manilla, es decir, hacer el agujero para poder instalar ese sistema de cierre.
Teniendo en cuenta todo lo anterior, en función del uso que le quiera dar le recomendamos:

Tipos según el material y el acabado
Los materiales de los que están fabricados influyen en el estilo de la manilla.
Podemos diferenciar tres tipos de acabados:
- Los de acabados metalizados le ayudarán a conseguir un ambiente moderno. Ya sean acabados inoxidables, níqueles satinados, cromados, aluminios, brillantes…
- Los acabados de madera, de color negro envejecido o de forja.
- Los acabados de porcelana, dorados, de latón (similar al oro antiguo) y de cuero le otorgan antigüedad a la estancia.
Consejos
- ¿Qué pasa si cambia una manilla grande por un pomo o manilla con roseta?: No hay problema. Con un poco de barra de reparación, una lija de grosor medio y pintura, tapará los agujeros que se hayan quedado al descubierto de la anterior manilla.
- ¿Cómo puede cambiar un pomo por una manilla con roseta?: Es tan sencillo como colocar un adaptador de pomo a roseta. Es muy fácil de instalar.
- A la hora de sustituir un pomo tomaremos la medida desde el embellecedor de la puerta al punto medio del pomo. Esa cifra puede ser 60 mm o 70.
- A la hora de renovar sus manillas con troquel, no olvide medir la distancia existente entre los dos orificios –desde el centro del cuadro hasta el centro del bombillo- para que el nuevo modelo se ajuste a los agujeros ya existentes.