jueves, 13 de abril de 2017

Vigile y bloquee el paso de los intrusos, mirillas, cadenas, retenedores....

Retenedores, mirillas y cadenas son elementos que suponen un extra de seguridad en el hogar.
Se colocan en las puertas de entrada y sirven para controlar la llegada y entrada de extraños a nuestros espacios privados.
Podrá escoger entre sistemas tradicionales, como las mirillas o cadenas, o más modernos, como las mirillas digitales.
Elija la mirilla tradicional o digital
Mirilla tradicional
La mirilla tradicional cuenta con una lente gran angular que amplía la imagen hasta 132º normalmente.
Las dimensiones de la mirilla se eligen en función de:
- El grosor de la puerta: entre 15 y 110 mm.
- El diámetro del hueco donde va a ir instalada: entre 14 y 16 mm.
Lo más común en España es instalar mirillas de 14 mm de diámetro.
En cuanto al material del que están fabricadas, por estética, las mirillas suelen tener el mismo acabado que el del pomo de la puerta. Las encuentra en latón con acabado brillo o mate.
Mirilla digital
Son la evolución de la mirilla tradicional. Cuentan con una pantalla LED desde la que puede observar con toda claridad a la persona que se encuentra fuera, al otro lado de la puerta.
Pueden instalarse tanto en puertas metálicas como en puertas de madera. Funcionan con pilas y cuentan con un indicador luminoso que informa del estado de las baterías.
Ofrecen un campo de visión más amplio y son más cómodas. Se recomiendan para que las usen personas mayores y niños.
Las hay con timbre incorporado.
Mida el diámetro
Lo más común en España es instalar mirillas de 14 mm de diámetro.
Seguridad adicional
Los retenedores son dispositivos que ofrecen seguridad adicional en el hogar tanto en puertas como en ventanas y no requieren de obras en su instalación.
Cadena
Su estructura permite abrir parcialmente la puerta con el fin de ver quién está al otro lado y si la visita es no deseada imposibilitarle el acceso.
Además, supone una doble barrera a superar por los ladrones ya que si éstos logran forzar la cerradura, después tendrán que lidiar con la cadena de seguridad.
Tanto el cuerpo como los eslabones de la cadena están fabricados con materiales resistentes a la rotura y forcejeo.
Su instalación es muy sencilla, ya que no se incrustan en la puerta, sino que se fijan sobre ella mediante tornillos. Son idóneas para asegurar accesos principales como secundarios (ventanas, puertas traseras…).
Retenedor
Al igual que las cadenas de seguridad, los retenedores forman parte de los sistemas de apertura limitada de puertas y suponen un punto de cierre añadido al de la cerradura.
Se diferencia de las cadenas de seguridad en que la pieza que permite la apertura en este caso es una barra fija de 120 mm.
Barra retenedora
Se trata de un tubo de acero, muy resistente, que se coloca haciendo palanca entre el pomo y el suelo con el fin de bloquear la puerta. Su instalación no es fija, con lo que podrá quitarlo y ponerlo tantas veces quiera.
Es adaptable a diferentes alturas y cuenta con abrazadera antirayadura para no dañar el pomo y con una base de goma, para no dejar marca en el suelo.
Su uso está indicado en puertas abatibles y correderas. En el caso de utilizar la barra en una puerta corredera basta con retirar el perno de la barra y extraer la abrazadera, dejando sólo la base. 

Vía: Leroy Merlin