martes, 30 de mayo de 2017

Grifería de paso

La canalización de tuberías en el hogar tiene como objetivo hacer llegar el agua del exterior a todas las estancias húmedas (baños y cocinas) y aparatos de la casa.
Contaremos, normalmente, con una llave de paso general en la vivienda. Además, encontraremos una llave de paso para cada una de estas estancias, lo que nos permitirá cortar la entrada de agua cuando sea necesario en una estancia sin tener que renunciar a ella en otras zonas.
Las claves

La grifería de paso tiene dos tipos de conexión según la tubería. En el caso de las tuberías de cobre la soldaremos (aunque existe la posibilidad de utilizar enlaces roscados de latón) y para el resto de tuberías usaremos piezas que vayan roscadas.

El diámetro de la entrada y salida de agua. Dependerá de caudal, la velocidad de llenado y del aparato o sanitario al que vaya conectado.

Elíjalos del material adecuado según su uso. Cromo, latón, cobre… El material en el que están fabricadas así como el diseño varía si es para el exterior de la vivienda o para interior.

Las tuberías y sus componentes
La canalización de tuberías de agua cuenta a lo largo de su recorrido con tomas de agua, llaves de paso y válvulas. Cada una tiene una función específica, pero en conjunto todas nos permiten conectar las tuberías con los aparatos que necesiten ser alimentados de agua. Con las llaves de paso podremos cortar el agua en un punto sin necesidad de cerrar el circuito completo.
Estos sencillos conocimientos nos permitirán actuar de forma rápida y eficiente sobre el punto que elijamos.
Llaves de escuadra:
Las llaves de escuadra tienen dos orificios, el de entrada del agua que tiene una medida universal y el orifico de salida del agua que depende del aparato al que vaya conectado. Estas llaves se usan en prácticamente todos los espacios de la casa, excepto la ducha y la bañera que no llevan llaves sino conexiones roscadas denominadas alargaderas, que conectan el grifo de la ducha o bañera directamente a las tomas.
Fabricadas en diferentes materiales: bronce, latón, cobre… de plástico o polímero y antical, todos resistentes a los cambios de temperatura y humedad.
Las llaves de escuadra permiten cortar el agua en un punto de la instalación con el fin de facilitar el trabajo en caso, por ejemplo, de una reparación. La transición entre las tuberías y los diferentes puntos de la instalación (lavabos, duchas, etc) se realiza a través de una terminación que está a ras de pared, y que se denomina toma. Esta terminación es una pieza, generalmente de latón, y rosca hembra, de medida de 1/2". Esta es por tanto la medida universal para los orificios de entrada de agua de todas las llaves de escuadra. En cuanto a la rosca de salida de las llaves de escuadra, existen varios tipos en función del caudal y la velocidad de llenado que precisen.
- 3/4" para la salida del agua de lavadoras y lavavajillas.
- 3/8” para la salida de la toma del lavabo/ fregadero e inodoro.
- 1/2" para calentadores y termos.
Llaves de exterior:
Las llaves de exterior son llaves de paso de agua que se encuentran en el exterior de la vivienda. Por ejemplo; en el jardín, en la terraza, en un patio… por lo tanto se diferencian principalmente de las anteriores por los materiales en las que están fabricadas, las de exterior son más resistentes a las inclemencias meteorológicas y a estar a la intemperie. Al igual que las anteriores el orificio de entrada del agua tiene siempre la misma medida, 1/2".
Varía el tipo de conexión en la salida, hay de 2 tipos:
- Conexión rápida o racor: pensado para conectar con la manguera de forma segura y fácil de instalar.
- Conexión racor de manguera: tiene un lado de rosca y por otro lado la manguera se sujeta ayudada de una abrazadera.
Llaves de paso:
Las llaves de paso están colocadas antes del grifo o elemento de salida del agua y nos permiten controlar la entrada o salida de agua en una instalación completa. Las podemos encontrar de dos tipos: las roscadas o soldadas. Se diferencian también por el tipo de apertura: maneta de palanca, si optamos por poner una de este tipo tenemos que asegurarnos que haya espacio suficiente para su manipulación. Las llaves con apertura de mariposa tienen la ventaja de que ocupan poco espacio pero tenemos que ejercer más fuerza para cerrarla.
También tienen diferentes diámetros que dependen igualmente del caudal y flujo de agua que necesitemos que pase.
También están las válvulas de empotrar. Como su nombre indica están empotradas en la pared, no están visibles, las manipularemos con el embellecedor. Los extremos de este tipo de válvulas tienen la misma medida. 

Vía: Leroy Merlin