lunes, 12 de junio de 2017

Aspersores

Los aspersores de superficie permiten regar en forma de lluvia aprovechando el agua de una manguera. Pueden cubrir grandes superficies (hasta 250 m2), no requieren instalación, se pueden cambiar de sitio fácilmente y son muy económicos. Además, se puede automatizar el riego si se dispone de un programador de grifo.

Programadores de grifo

Los programadores de grifo son dispositivos sencillos que se colocan entre la boquilla del grifo y la manguera y sirven para programar los riegos según las necesidades.

Ventajas de un buen aspersor

Facilidad de limpieza. Los aspersores con boquillas desmontables facilitan la limpieza, algo necesario para que de cal y otros sedimentos contenidos en el agua no obturen los orificios de salida. Es recomendable limpiar el aspersor una o dos veces por año. Bastará con desmontar la boquilla y sumergirlo en agua con un poco de vinagre.

Posibilidad de regular la salida del agua. Así se puede ajustar a las necesidades de cada zona de riego y a las condiciones climatológicas del momento.

Posibilidad de funcionar a baja presión. Frecuentemente, en las horas ideales para el riego (por la mañana temprano y a última hora de la tarde), la presión del agua disminuye debido a la gran demanda. Por este motivo, son recomendables los aspersores que puedan funcionar incluso a baja presión.

Materiales de los aspersores

Hay aspersores de diversos materiales:

Aluminio. Este material es liviano, no se oxida y es resistente a los cambios de temperatura. Por sus características anticorrosivas es muy recomendable para zonas cercanas al mar y terrenos calcáreos. También es resistente a las posibles mordidas de mascotas.

Latón. Al igual que el aluminio, no se oxida, tiene gran resistencia a los cambios de temperatura y no se deforma con posibles mordidas de animales. Su durabilidad es aún mayor que el aluminio.

Metal. Para evitar oxidaciones y prolongar su vida útil incorporan un tratamiento protector. Al igual que el aluminio y el latón resisten las mordeduras de las mascotas. Como es un material más pesado, es una buena opción en zonas de mucho viento.

Plástico. Son más ligeros y económicos. Para resistir los efectos de la intemperie y del sol incorporan tratamientos especiales. Su durabilidad está condicionada por la calidad del plástico y los tratamientos que incluya.

-ABS. Este plástico es muy resistente a los golpes.

-PVC. Ofrece menos resistencia a los golpes.

Tipo de aspersor y alcance

Elija el tipo de aspersor según la forma de la zona a regar:

Circular. Los aspersores circulares son los más habituales, proyectan el agua a su alrededor de forma circular. Se colocan en el centro de la zona que se quiere regar. Son perfectos para el riego de praderas de césped y/o flores.

Regula el ángulo

Los aspersores sectoriales permiten seleccionar la zona de riego comprendida dentro del círculo de alcance regulando el ángulo.

Oscilantes. Riega zonas cuadradas o rectangulares. Proyectan el agua hacia los lados de forma más localizada. Pueden resultar muy útiles en huertos y en zonas de césped o jardines rectangulares. Los aspersores oscilantes permiten ajustar el ángulo de la proyección del agua.

Una vez elegido el tipo de aspersor más conveniente según la forma de la superficie a regar, hay que atender al alcance, de acuerdo al tamaño de la zona. El alcance se expresa en metros e indica la distancia máxima de riego.

Vía: Leroy Merlin