lunes, 4 de noviembre de 2013

Estufas de biomasa, pellets o leña

Las estufas de biomasa que existen en el mercado funcionan a base de leña o de pellets. Al tratarse de un combustible muy diferente, se construyen las estufas deliberadamente para ese tipo de combustible, con el fin de optimizar la combustión.

Las estufas de biomasa tienen muchas ventajas, pero debemos recordar que este tipo de estufas necesitan de una salida de humos para funcionar. Por lo demás, son ideales para instalar en un piso, donde no resulta necesaria una caldera y donde no siempre se dispone de calefacción central.

Estufas de pellets

Las estufas de pellets ofrecen una comodidad y un confort superior a las de leña, debido al carácter intrínseco del combustible que utilizan, optimizado para la vida moderna.

Los pellets son unas pequeñas cápsulas parecidas a los medicamentos antibióticos. Se fabrican a base de un material mezclado con maderas recicladas procedentes de la industria, leña, y otros residuos madereros. Se tritura todo junto y se le da un tratamiento de secado para homogeneizar el material. Posteriormente se prensa todo junto.

De esta forma, se garantiza que el combustible es homogéneo, al contrario que la leña, y además, al estar compactado, se ahorra volumen durante el transporte.

Los pellets tienen un precio variable a lo largo de todo el año, siendo más baratos cuando menos demanda hay, es decir en verano, por lo que si se dispone de un lugar donde almacenarlos hasta el invierno, resulta un combustible más que competitivo.

Las estufas de pellets vienen siendo utilizadas en Europa desde hace décadas, por lo que su funcionamiento está más que comprobado. No existe ningún tipo de problema con su distribución hoy en día en el Estado Español.
Estufas de leña

Las estufas de leña ofrecen el mismo servicio que conocemos desde hace miles de años, pero con el diseño más moderno y la más alta tecnología, por lo que su combustión
sólo ofrece ventajas y confort frente a otros combustibles tradicionales, como el gasóleo o el gas.
Vía: fotocasa