miércoles, 17 de mayo de 2017

Una reforma que pone en valor el contraste de lo antiguo y lo nuevo

La reforma que les enseñamos hoy es de un piso que se encuentra frente al parque urbano más popular de Barcelona, el Parc de la Ciutadella. La intervención se basa principalmente en la eliminación de toda la tabiquería innecesaria, pero cuidando la conservación de la estructura original.
La vivienda se encuentra en una finca clásica que forma parte de un edificio con seis viviendas por rellano. Tenía un perímetro irregular y troceado, lo que dificultaba una disposición funcional de las piezas.
Allaround Lab, joven estudio de arquitectura, son los autores este proyecto de rehabilitación que ha dado una nueva vida a este espacio poniendo en valor el contraste de lo antiguo y lo nuevo.
Fotografía: José Hevia
Eje para dotar de continuidad
La intervención ha consistido en la conservación del perímetro existente y los elementos estructurales del piso, eliminando toda la tabiquería innecesaria. Se ha decidido establecer un eje de extremo a extremo de la vivienda que dota de continuidad y unidad a una pieza que antes era muy quebrada.
Este eje no consiste solo en una gesto geométrico, sino que es funcional y divide la vivienda en dos zonas. Encontramos, por una parte, el área de servicios, dónde se ubica la entrada, cocina y baño así como todas las instalaciones. Por otra, la zona servida, donde quedan las habitaciones, el comedor y la sala de estar.
Y para marcar los distintos acabados
Apoyados en este eje que divide las zonas, se toman decisiones proyectuales importantes como la diferenciación en la altura de los techos, su materialidad (potenciando la bovedilla original) y su proyección sobre el plano del suelo. También divide los distintos acabados y por ejemplo el suelo es de terrazo claro en las zonas de servicio y húmedas y de madera en las zonas nobles.
Materiales para poner en valor la sencillez de la arquitectura tradicional
El dormitorio principal y el salón se asoman a la calle mediante balcones y son luminosos. Tienen una continuidad que se potencia con una gran puerta corredera blanca que los separa. La mejora en la entrada de luz natural se completa con una cuidada elección de los materiales y de la paleta cromática de la vivienda, en contraste entre lo antiguo y lo moderno. Se pone en valor la sencillez de la arquitectura tradicional en Barcelona de principios del siglo XX con interiores minimalistas, pero cuidados y la recuperación de elementos como las bóvedas estructurales.
Contraste de materiales
Como hemos dicho, los suelos presentan un contraste claro: mientras que los pavimentos de las estancias principales son de madera, material más cálido y acogedor, los baños o la cocina son de terrazo. Es interesante ver esa partición y esos dos materiales unidos en las zonas de comedor y cocina que comparten espacio.
Contrastes cromáticos
Las paredes, al igual que las carpinterías, se pintan de blanco, aportado luminosidad al conjunto. Sin embargo, los elementos y mobiliario que acondicionan la cocina, al igual que veremos en el baño, son de color negro mate. Es elegante y busca el contraste cromático.
Búsqueda de multifuncionalidad con cerramientos móviles
Buscando los espacios más multifuncionales posibles, un cerramiento móvil de madera permite ocultar la cocina y hacer que el comedor pueda usarse, por ejemplo, de sala para reuniones.
Un baño elegante y funcional
Al igual que en el mueble de la cocina, el color negro mate domina en el baño. El suelo es del mismo terrazo que es continuo en toda la zona húmeda y que continúa incluso en la pared de la ducha. El resto de paredes se recubren con unas baldosas negras colocadas en forma de espiga. Los elementos de grifería son también negros mate, lo que dota al conjunto elegancia y sobriedad.
Para más información visiten: Allaround Lab
Vía: habitissimo