sábado, 3 de enero de 2015

Puertas pivotantes

El sistema pivotante aporta elegancia y sofisticación a la puerta de paso tradicional. Las puertas instaladas con este innovador sistema confieren a los espacios un plus de modernidad. Y no existen grandes limitaciones en cuanto a tamaños y materiales, característica que convierte estas puertas en un elemento personalizable.
Las puertas pivotantes aportan fluidez a los espacios. Se utilizan habitualmente para conectar el exterior e interior de los hogares, proporcionando una salida de la cocina o la sala de estar al jardín. También se utilizan para dividir espacios de estilo insdustrial y/o espacios de reuniones sin romper su amplitud visual.
En los últimos años este tipo de puertas han ido ganando terreno en las nuevas construcciones. En las de estilo insdustrial se presentan robustas elaboradas con materiales metálicos; mientras que en espacios modernos y sofisticados son materiales como la madera, las resinas o el vidrio mas habituales.
Podemos encontrar puertas pivotantes sólidas, “pesadas” y de grandes dimensiones, como entrada en grandes casas de construcción modernas. También se utilizan en el hogar para crear entradas mas llamativas que conduzcan a grandes especios como la sala de estar. Una doble puerta de madera como la de la imagen aporta grandeza a los espacios, incluso permaneciendo abierta siempre.
También son muy habituales las puertas con vidrio; dividen los espacios pero no la interacción visual entre uno y otro. Este tipo de puertas pivotantes resultan especialmente interesantes entre espacios como la cocina y el comedor, pero también el salón y la terraza o jardín.
No nos olvidamos de las oficinas y/o las salas de reuniones; este tipo de puertas es habitual también en esos espacios. Las posibilidades de estas puertas que sustituyen las bisagras tradicionales por pernos son inmensas. El sistema además de dejar una apertura mas amplia y luminosa, facilita la instalación de puertas de mayor tamaño de hoja.

Vía: decoora